La Casona de la Vid organiza la segunda edición de sus jornadas gastronómicas los tres primeros fines de semana de marzo

 

Por segundo año consecutivo, la Casona de la Vid apuesta por el maridaje del chuletón de res y el vino de la Denominación de Origen Ribera del Duero, haciendo también algunos guiños a otros productos como el bacalao y la morcilla. Situado en La Vid, a 16 kilómetros de distancia de Aranda de Duero, este restaurante ubicado en la bodega El Lagar de Isilla se adentra en las jornadas del chuletón, que se prolongan durante los próximos tres fines de semana: 3 y 4, 10 y 11, 17 y 18 de Marzo.

El chuletón que preside la mesa procede de reses de más de 1.000 kilos de peso, seis años de edad y un mínimo de 40 días de curación. En el menú, el plato estrella se sirve con pincho de morcilla, chorizo al vino tinto, tortilla de bacalao, ensalada verde con vinagre de vino y aceite de oliva y tarta de manzana. Todo ello, regado con vino de Ribera del Duero Lagar de Isilla y con un precio total de 36 euros por persona.

Como guinda, las jornadas dan también la oportunidad de vivir una experiencia enoturística. La buena mesa se puede completar con una visita a la bodega de elaboración en la que se da la oportunidad de realizar una cata de vino directamente de barrica, degustar diversos vinos y maridajes.

 

Clase maestra

Como preámbulo al desarrollo de las jornadas, 180 alumnos de diversas escuelas de cocina, tuvieron la oportunidad de participar en dos masterclass guiadas por profesionales de primer nivel y que giraron en torno al bacalao y la carne de res. Gonzalo Álvarez Cuervo, de Bacalao El Barquero aportó las nociones básicas sobre las variedades de este pescado, los tipos de pesca, desalado y elaboración. Por su parte, David Cuevas de Carnicerías Cuevas, fue el encargado de guiar en el despiece de res, limpieza de piezas, métodos de conservación y elaboración.

Asimismo, durante la presentación se proclamó como Padrino de Honor a Benjamín Urdiain, primer Chef Español en obtener 3 estrellas Michelin en España en 1987 en Zalacaín, donde estuvo 33 años al frente de los fogones.