El lago de Sanabria, en Zamora, Hospital de Órbigo, en León o La Granja, en Segovia, se convierten en destinos ideales para escapar de la grandes urbes

 

El veranillo de estos días en Castilla y León, y en el resto de la península, debido al anticiclón, propicia que fines de semana como el próximo inviten a mini escapadas dentro de la comunidad. Castilla y León puede presumir de poseer desde las montañas más espectaculares para perderse, hasta los valles más místicos, como el de Batuecas en el corazón de la Sierra de Francia.

1.Lago de Sanabria, Zamora

Este parque natural de la provincia zamorana es uno de los destinos preferidos para miles de familias deseosas de aprovechar el domingo para refrescarse. Aunque en esta época, el chapuzón solo será para valientes, la nieve de los picos que rodean el mayor lago natural de toda la Península Ibérica también puede ser un buen reclamo, así como las decenas de rutas que se pueden realizar en el interior del parque.

2.Valle de La Batuecas, Salamanca

En el corazón de la Sierra de Francia salmantina, el valle de Las Batuecas, al otro lado de Las Hurdes en Extremadura, encierra una belleza virginal en la que sumergirse para disfrutar del silencio y dejar que la imaginación piense en las decenas de leyendas de la zona.


3. Yacimientos de Atapuerca, Burgos

Uno de los yacimientos más importantes del mundo, el lugar que ha llevado a replantearse la evolución de nuestra especie, aportando una nueva visión a nuestro ‘árbol familiar’. Aspectos estos que han merecido a Atapuerca su declaración como Patrimonio Mundial desde 1997. La visita a los yacimientos se realiza a través de la denominada ‘Trinchera del Ferrocarril’, en la que se han encontrado los distintos sedimentos de fósiles, siendo visitables la ‘Sima del Elefante’, ‘El Complejo Galería’ y la ‘Gran Dolina’. Muy recomendable si la escapada tiene a Burgos como protagonista.


4. La Granja de San Ildefonso, Segovia

Las míticas 21 fuentes que debido a su deterioro y al consumo que tienen sólo funcionan a la vez tres días al año (30 de mayo, 25 de julio y 25 de agosto), tres fechas especiales en las que miles de castellano y leoneses y madrileños se concentran en esta localidad segoviana para ver un espectáculo de agua único. Sin embargo, la nieve actual que pobla la Sierra de Guadarrama, o la historia que encierra en cada una de sus dependencias el Palacio Real hacen de este paraje un lugar perfecto para hacer una escapada, ya sea romántica o familiar.

5. Parque Natural Fuentes Carrionas y Fuente Cobre, Palencia

Para aquellos que quieran aprovechar el domingo para hacer una escapada por la montaña, que mejor destino que el Parque Natural Fuentes Carrionas y Fuente Cobre, un fiel reflejo de lo que significa toda la montaña palentina, donde en esta época la nieve convierte el parque en un carrusel de actividades deportivas y de ocio. Además, esta comarca concentra uno de los mayores y más notables conjuntos de arte románico de todo el mundo. Espacio de gran valor natural, paisajístico, faunístico y botánico.