Ensaladas, pizza, sushi, fajitas y hasta el postre más dulce

 

Otra vez 14 de febrero. Otra vez el Día de los Enamorados, y sí, Cupido estará a la vuelta de la esquina para conquistar o ser conquistado. Y en ese ambiente tan amoroso, con flores, regalos, declaraciones… No podía faltar la cocina, porque… ¿existe acaso una mejor forma de ser conquistado que a través del estómago? No contesten.

Dentro de la cocina, en la gastronomía, hay platos que se prestan casi desde su confección para ser degustados en pareja. Quizá son demasiado copiosos para uno solo. Quizá son demasiado laboriosos para disfrutarlos en soledad o quizá en pareja saben mejor, y si no solo hay que imaginar una delicia de fresas y nata -por favor, tráiganos dos cucharas-.

Os dejamos cinco propuestas que seguro que asemejaréis a algún momento especial, ¡bon appetit!

1. Ensalada

Uno de esos platos diseñados para dos sí o sí. Si quieres darle un toque más especial prueba a hacerla con arándanos y juega con las vinagretas. La modalidad César, otro clásico que no falla; y siempre podéis jugar con alguna fruta o con aguacate.

2. Sushi

Un estudio reciente de ‘Just Eat’, la plataforma de comida online, asegura que es la comida preferida por las parejas españolas para compartir el tiempo destinado a la cena o la comida. Juega a confeccionar una bandeja con distintos tipos y formas. Acertarás.

3. Pizza

Una alternativa ideal para disfrutar en pareja. Con cientos de alternativas, podéis optar por dividir la masa en mitades y optar por distintos ingredientes. Uno de esas apuestas en las que no fallas nunca. Ideal para un plan distendido con el que romper el hielo.

4. Fajitas

Todos conocemos las famosas fajitas mexicanas. Son un plato perfecto para compartir. Lo mejor de todo es que se pueden rellenar con la carne que más nos guste, cerdo, ternera, pollo, y se puede acompañar de varios tipos de salsas, guacamole, pico de gallo, salsa de queso o de tomate, salsa vinagreta… Pedid un buen número de tortas y a rellenarlas como mejor os guste.

5. Postre

¿Y para terminar? ¿Puede haber algo más dulce? Ideal para favorecer la complicidad. Tarta de queso, de cuajada, de chocolate… ¿Y si optáis por delicias de fresas con nata? Disfruta de San Valentín, pero no te olvides que lo puedes hacer todos los días.