El chef Rubén Arnanz y la Real Fábrica de Cristales de La Granja, unidos para promocionar Segovia

 

La Real Fábrica de Cristales de La Granja junto con Rubén Arnanz, chef segoviano del restaurante Villena, único en Segovia con una estrella Michelín y ahora también gerente de Juan Bravo fonda ilustrada, presentan el convenio de colaboración suscrito por ambas partes en el que se recogen las distintas acciones que (vienen desarrollando) desarrollan de manera conjunta a lo largo del último año.

La Fundación Centro Nacional del Vidrio con sede en La Real Fábrica de Cristales de La Granja nace con vocación de apoyo y puesta en valor de un oficio. El Maestro Vidriero, artesano y artista al mismo tiempo, elabora con su técnica a mano auténticas joyas de vidrio.

Centrada en la fabricación de objetos de mesa y decoración, además de las conocidas lámparas, La Real Fábrica de Cristales ha conseguido mantenerse a lo largo del tiempo en este tipo de mercado. El vértigo que produce la velocidad con la que evolucionan los procesos productivos en este mundo globalizado empuja a tomar nuevas decisiones.

De este modo, la Real Fábrica de Cristales de la mano de Rubén Arnanz, se aventura en el mundo de la alta cocina y de la restauración, para formar un tándem que aglutina cultura, historia y saber hacer con innovación, carácter y respeto.

A su vez, Rubén Arnanz, con el bagaje que aporta su trayectoria profesional, su pasión por la cocina, la innovación y el respeto por el producto de calidad, ha sabido interpretar y recoger el que posee el vidrio, jugando con el equilibrio entre innovación, sensibilidad y la pureza del material. Sus creaciones son obras de arte que cada día pueden degustar sus clientes.

Las técnicas dieciochescas de la Real Fábrica, auténticas innovaciones en su época, se trasladan hoy al arte de la cocina de vanguardia. Piezas únicas de vidrio soplado, moldeadas a mano, con aplicaciones de colores en caliente.

Primeras acciones

En el marco de este convenio se realizarán acciones conjuntas potenciando las sinergias de la producción de cristales y la alta cocina. Así, el pasado Noviembre tuvo lugar una performance en la que el Maestro del vidrio y el afamado chef llenaron de energía la cúpula de la Real Fábrica evidenciando las similitudes entre ambas profesiones y ambas pasiones.

Ejemplo de colaboración ha sido también el diseño y la fabricación de distintas creaciones en vidrio en los que Arnanz presenta sus últimas recetas o las lámparas instaladas hoy en Juan Bravo fonda ilustrada, pertenecientes a la colección Rfc+