El cocinero catalán imparte una charla a los profesores de la Universidad Pontifica de Salamanca sobre talento e innovación en las empresas

 

De la mano de la Fundación Telefónica, Ferrán Adriá ha hecho una parada en la Universidad Pontificia de Salamanca donde ha compartido su experiencia desde su perfil como empresario y en el marco del análisis del talento y la innovación para lo que se había organizado la primera parte de su jornada.

Para Adriá, la creatividad está ligada a los genes por mucho que se trabaje. “Yo canto todos los días ópera, tengo una familia maravillosa y practico todos los días pero no soy Pavaroti”, ha asegurado ante un colectivo de profesores con los que ha terminado hablando de liderazgo y gestión de personas. “El primer problema de una empresa son los egos y las vanidades”, ha explicado antes de insistir en que en la búsqueda de la innovación en el ámbito empresarial es necesario “comprender”.

“¿Qué es comprender, cómo se comprende?”, ha preguntado el cocinero a los profesores pero también a empresarios y colectivos de máximo nivel de los que no ha sacado, hasta el momento, una respuesta clara. Él sigue en la búsqueda de esa explicación porque es el primer paso para poder terminar creando.

El cocinero ha invitado a todas las empresas, independientemente del tamaño que tengan, a hacer un presupuesto, un seguimiento de su presupuesto y un plan estratégico para garantizar la estabilidad empresarial en un contexto en el que el 70% de las pequeñas y medianas empresas cierran sus puertas antes de cinco años.

No es ajeno, Ferrán Adriá, a las dificultades del entorno y menos “en un mundo tan cambiante en el que, por ejemplo, el presidente de Estados Unidos hace comunicación a través de twitter”.