Al horno, guisado, estofado, frito o a la parrilla, con arroz, pasta, al romero y vino blanco, con verduras y hasta en barbacoa siempre es un manjar

 

Sabroso, sano y se presta a múltiples preparaciones culinarias. Al horno, guisado, estofado, frito o a la parrilla. Con arroz, pasta, al romero y vino blanco, con verduras y hasta en barbacoa. Y frito con mucho ajo. No es difícil y suele ser rápido de preparar. No contiene casi nada de grasa, por lo que es muy saludable y muy recomendado en dietas para perder peso y muchos pediatras aconsejan su carne para los más pequeños por esta misma razón y por sus garantías, dado que es uno de los alimentos con menor contenido en purinas. Sin embargo, su consumo sigue algo relegado respecto a otro tipo de carnes de ternera o aves y no tiene el espacio que debería en la despensa. Cuestión de costumbres, simplemente. Y, en ocasiones, del rechazo de los niños a consumir este simpático orejudo.

Es adecuado en una dieta para el colesterol, posee importantes minerales como hierro, zing o magnesio y alto contenido en vitaminas del grupo B. No tiene ácido úrico y sí un bajo contenido en sodio, algo muy interesante para los hipertensos.

En gastronomía encaja en frío y en caliente y no hay región que no tenga una receta con su firma. En la cocina más actual se pueden encontrar una evolución de recetas tradicionales como el conejo al tomate confitado, o el “civet” de conejo con boletus, con pasta de aceitunas o combinaciones con frutas, como es el caso de las ciruelas pasas o el puré de manzanas ácidas, mostaza o curry.

Hispania, tierra de conejos

El nombre de España deriva de Hispania. Con este nombre los romanos denominaban a la península, mientras los griegos preferían denominarla Iberia. El término Hispania no es de raíz latina y ello ha provocado múltiples teorías sobre su origen. Entre las etimologías más aceptadas actualmente están las que buscan un origen fenicio de la palabra “i-spn-ya” que significa conejo. Así, es como se interpreta que Hispania significa tierra de conejos o isla de conejos.

Un animal poco conocido para ellos y muy visible en toda la península. Otra posibilidad respecto de la raíz fenicia “span” es su significado de “oculto”, que indicaría que tomaban a Hispania como un país escondido y remoto.