Con el microondas pueden prepararse alimentos con varias elaboraciones y de una forma rápida y saludable

 

Uno de los electrodomésticos que más tiempo lleva en los hogares españoles, en concreto, 72 años, y el que tiene a la vez adeptos y detractores. El microondas es un indispensable en la cocina y en la oficina, sin embargo, sus posibilidades van mucho más allá del simple hecho de calentar el tupper.

Si se sabe usar de la forma correcta, este pequeño electrodoméstico permite ahorrar tiempo y elaborar alimentos de la manera más saludable y sin perjudicar sus propiedades. Por este motivo, Kaiku Sin Lactosa, la gama más amplia de lácteos sin lactosa del mercado, comparte varios trucos para usar más y mejor el microondas.

1.Patatas en pocos minutos

Cocer una patata ya no es cuestión de tiempo gracias al microondas. Según un estudio de la Universidad de Scranton, una patata cocida contiene 110 calorías y puede rebajar la presión arterial. Además, la mejor manera de preservar sus nutrientes es prepararla en el microondas y la preparación es muy sencilla: envolver las patatas previamente lavadas en papel film y cocinar a máxima potencia durante 10 minutos.

2. Leche en taza

Nada como prepararse un té o café con leche espumosa. ¿El truco? Verter leche en una jarra con tapa y agitar vigorosamente. Acto seguido, calentar en el microondas y se consigue una espuma perfecta para degustar al momento. Otra forma de tener un capricho es preparar los famosos ‘mug cakes’; para hacerlos más saludables, nada como emplear leche sin lactosa, claras de huevo o cacao puro en polvo. Es tan sencillo como añadir en una taza estos ingredientes junto a un toque de canela, remover e introducir en el microondas durante 4 minutos a máxima potencia.

3. Exprimir al máximo

Una buena forma de conseguir el máximo jugo a los limones, limas, naranjas o pomelos es introducirlos durante unos 20 segundos en el microondas y al exprimirlos el zumo que contiene saldrá de forma más fácil. En el terreno de las verduras, cocinar durante unos minutos los tomates facilita su pelado.

4. El huevo, infinidad de posibilidades
En el microondas se pueden preparar distintas versiones de un huevo. Si en un vaso introducimos un huevo batido y le añadimos leche, cocinamos durante 2 minutos a máxima potencia y obtendremos unos huevos revueltos. También es posible pochar un huevo, añadiéndolo junto con un poco de agua y cubriéndolo con un plato, en 50 segundos estará listo.