19 catadores profesionales decidirán, tras probar diez vinos, la valoración de la añada

 

Silencio en la sala. La cata va a comenzar. En realidad, ya ha comenzado y el silencio se ha instalado. En el Salón Rosa del Hotel Castilla Vieja de Palencia, apenas se percibe un murmullo. Diecinueve expertos y profesionales del vino componen un exigente jurado que, durante algo más de una hora, probarán diez vinos con el ánimo de calificar la añada de la denominación de origen Cigales de 2016.

La cata se compone de un vino blanco, cuatro rosados y cinco tintos. Los catadores analizarán las características organolépticas en las fases visual, olfativa y gustativa. Según ha explicado la directora técnica de la denominación, Águeda del Val, empiezan con un blanco ya que, desde que en 2011 se cambió el reglamento, es posible que se cate un vino blanco en Cigales. El primer rosado es «muy pálido», que es lo que está demandando el mercado. Los tres siguientes, son los clásicos de Cigales. De los tintos, dos son jóvenes que ya están en el mercado y el resto, son crianzas de 2016, es decir, están empezando a envejecer. Lo ha explicado Águeda del Val, directora técnica de la denominación.

Por su parte, El presidente de la denominación, Julio Valle, se ha mostrado convencido de que «gracias a la profesionalidad de los catadores» se publicará una «imagen fiel» de lo que es la añada. Dentro de un par de horas, saldremos de dudas.

Galería de fotos de la cata de los expertos (degustacastillayleon.es)

Grandes expectativas para la última añada de Cigales (degustacastillayleon.es)