La curiosa iniciativa de los panaderos de la segoviana Fuentesoto, con la harina y el cordero como recetas de éxito

 

Las oportunidades no son producto de la casualidad, más bien son el resultado del trabajo. Así reza el dicho que define el éxito de Fernando Sancha y Delia de la Mata. Son los panaderos de Fuentesoto, un municipio segoviano de apenas un centenar de habitantes, donde desde hace cinco años, emprendieron un nuevo modelo de negocio, la hostelería, con el Mesón La Bodega. «Como los fines de semana teníamos que trabajar por la panadería pues decidimos aprovechar el resto del día y poner en marcha el asador». Así lo explica Delia. Suena sencillo, pero tuvieron que ir poco a poco hasta conseguir que hoy en día estén desde mayo «prácticamente llenos», apunta Fernando.

Solo abren los fines de semana, porque a diario no hay demanda. «Hay cada vez menos gente en los pueblos. Teníamos este local, así que pensamos en aprovecharlo», explican.

Lechazo, chuletillas, chuletón, solomillo… Son las especialidades en cuanto a carne, porque el pescado también es muy demandado. «A la gente de la zona le gusta mucho el bacalao y la lubina» y «el entrante que más trabajamos es el langostino al horno», señalan. Acompañando los platos, un buen pan, el tradicional de la zona, el pan Candeal.

Lo que es ahora el comedor con capacidad para 48 comensales, antes fueron las cuadras y el corral. La pared del fondo es piedra de roca, y en el resto se han rescatado unos pequeños ventanales que tenía el pajar. Aperos de labranza, antiguas planchas, varios modelos de escopetas y utensilios de barbero lucen expuestos en la sala principal que comunica con una pequeña bodega al aire libre.

De trato familiar, el Asador Mesón La Bodega ofrece producto de calidad. «La gente repite, así que eso será que no lo hacemos tan mal», se ríe Fernando.

De momento no piensan en ampliar. «Tampoco queremos masificación. Esto es nuestra segunda actividad, preferimos poco y bien que mucho y mal», concluyen satisfechos con la inversión en este nuevo negocio.