La Laguna Negra, el Lago de Sanabria, Gredos, las Hoces del Alto Ebro, diez paseos para perderse en Castilla y León

 

Castilla y León cuenta en la actualidad con 26 espacios naturales protegidos que incluyen más de 700.000 hectáreas, un extraordinario mosaico que responde a la enorme diversidad medioambiental de esta comunidad. Desde la alta montaña de los Picos de Europa a los cañones fluviales del Duero en su paso por Los Arribes; desde los bosques atlánticos del norte de Burgos y Palencia, a uno de los conjuntos de simas más extensos del mundo en Ojo Guareña; desde los desfiladeros del río Lobos o el Ebro a los sabinares de Calatañazor.
Quien no encuentra en Castilla y León un lugar a su gusto para disfrutar de la naturaleza es porque no quiere. O porque aún no se ha topado con una lista en la que le sugieran diez espacios naturales que si aun no conoce debería conocer. Aquí va la nuestra. No son ni los más importantes, ni los más visitados pero todos ellos se presentan como una buena opción para disfrutarlos antes de que se acabe el verano.