El premio a la mejor carne elaborada viaja de Burgos a Valladolid, pasando por Palencia

 

Es uno de los platos más internacionales. Las hay ‘made in New York’, dónde dicen que esta la mejor del mundo
-¡Ay! El egocentrismo neoyorkino…-; Gigante, con extra de todo y con tanto ketchup que Pulgarcito tendría que ponerse manguitos; César, con extra de queso; y hasta con trigueros, echando un ojo a tierra.

Y es que en la Comunidad, desde hace cuatro años, la Federación Regional de Carniceros organiza el certamen de la ‘Mejor hamburguesa de Castilla y León’, un galardón al que optan distintas carnicerías y charcuterías.

Ajetes, trigueros, gambas… Menú castellano para la reina de la cocina, ya sea rápida o tradicional, y, por supuesto, y como no podía ser de otra forma, carne, mucha carne.

En 2013, el premio fue para ‘Ying, yang’, una hamburguesa confeccionada por los carniceros burgaleses Vicente Ayala y Ángel González, con carne de entraña, carne de ternera, castañas, regaliz, sésamo blanco y negro.

Parada obligada en Carnicería Pedrosa antes de que en 2014, el galardón recayese en una elaboración a base de carne de conejo, calabacín y jamón serrano, presentada por Carnicería Sánchez, en Palencia, bajo el nombre de ‘Hamburguesa Tambor’.

¿La mejor hamburguesa en Valladolid?

Desde 2015, el jurado del concurso cárnico premia a establecimientos de la capital vallisoletana. La apuesta del Pobre Enrique se centró en una hamburguesa de carne de buey, con un toque de cerdo ibérico, cebolla caramelizada y rulo de cabra. Su obra le valió el galardón en la Feria de Agroalimentaria; mientras que hace apenas unos meses el título de la mejor hamburguesa de Castilla y León fue para la Carnicería Javier Santos.

El profesional pucelano elaboró una hamburguesa cuyos ingredientes se cimentaron sobre una masa de carne picada de cabecero de cerdo, aderezada con espárragos trigueros, ajetes y gambas. Una receta muy de la tierra, quizá menos cosmopolita que la ‘New Yorker’, sin cheddar o bacon, pero quien bien puede valer un paseo para saborearla.