El producto embotellado encadena dos años creciendo al 7%

 

El valor del mercado de agua envasada volvió a registrar un crecimiento del 7% en 2016, impulsado por la favorable evolución del consumo tanto en hogares como en hostelería y restauración. La mayor renta disponible de las familias, el fuerte crecimiento del turismo y el creciente interés por las bebidas saludables explican este comportamiento en el Observatorio Sectorial DBK de Informa.

De este modo, el mercado se situó en 1.245 millones de euros, con un incremento del 6,9% respecto a 2015. Por segmentos, el agua sin gas reunió el 92% del valor del mercado, con 1.146 millones de euros, tras aumentar un 7%. Las ventas en el segmento de agua con gas se situaron en 99 millones de euros, reuniendo el 8% restante.

Las previsiones apuntan a una prolongación de la tendencia de positivo comportamiento de la demanda en el bienio 2017-2018, en un marco de favorable coyuntura económica y dinamismo de la entrada de turistas extranjeros. De este modo, tanto la demanda de hogares como la de hostelería y restauración mostrarán nuevos crecimientos a corto y medio plazo.

Las estrategias de las principales empresas seguirán centradas en la diferenciación de la competencia mediante el lanzamiento de nuevos diseños y formatos que se adapten en mayor medida a los diferentes segmentos de demanda, como los deportistas o el público infantil. Asimismo, destaca el lanzamiento de nuevos formatos y envases destinados al canal horeca. Por otra parte, se aprecia una creciente tendencia de diversificación de la actividad hacia bebidas refrescantes e isotónicas. Entre ellas destacan las bebidas saludables con base de agua mineral, que se prevé irán gradualmente arañando cuota de mercado a los refrescos tradicionales azucarados.

En el sector operan unas 100 empresas, que generan un volumen de empleo de alrededor de 4.500 trabajadores, resultando una plantilla media de 45 trabajadores por empresa. Destaca la presencia mayoritaria de empresas de mediano o pequeño tamaño, cuya actividad suele limitarse al ámbito regional y local. Junto a ellas opera un reducido número de grandes compañías que cuentan con una posición destacada en el mercado. De este modo, los cinco primeros operadores reunieron en 2016 una cuota de mercado conjunta del 47,8%, participación que se situó en el 65,9% al considerar los diez primeros.