Bodegas Vidal Soblechero recupera el arado con caballería en La Seca (Valladolid)

 

Bodegas Vidal Soblechero, de la Seca (Valladolid), recuperó en su finca de El Tomillar el arado tradicional con caballería, una práctica cultural natural más que se une a otras desempeñadas por los hermanos Vidal, como la cetrería, los tratamientos con infusiones de plantas o la instalación de reservorios de insectos.

Durante toda la jornada, un caballo hispano-bretón y un mulo, guiados por los muleros y cargados con los aperos tradicionales, como el arado romano, trabajaron en la preparación de los suelos del viñedo de cara a la cercana brotacion de las cepas.

Este tipo de práctica de la viticultura antigua, es poco agresiva con los suelos y mucho más respetuosa con la biodiversidad que el arado de tracción mecánica. El arado con tracción animal se está recuperando en otras zonas vinícolas donde la orografía y los accesos a las fincas no permiten ningún tipo de mecanización, pero en La Seca, es una labor que no se llevaba a cabo de este modo desde hace décadas.

Esta bodega, regentada por dos hermanos del municipio vallisoletano, realiza desde hace casi veinte años, en el marco de su proyecto Pagos de Villavendimia, prácticas de agricultura tradicional y sostenible en sus majuelos, todos ellos de viñas muy viejas procedentes de la herencia familiar. Es pionera, no sólo en este tipo de viticultura, si no en la elaboración de vinos de finca, y es muy conocida por ser la primera bodega de España en elaborar un auténtico vino de hielo.