Las Jornadas Gastro Micológicas arrancan en San Sebastián con una exhibición de menús de boletus confeccionados por chefs con estrella Michelin de Castilla y León

 

Poco después de las 10:00 horas, en una de las salas principales del Basque Culinary Center -ese templo de la cocina en el que se concentra parte de la estela culinaria que irradia San Sebastián con 16 estrellas Michelin en un radio de 25 kilómetros-, Buscasetas levantó el telón.

Las Jornadas Gastro-Micológicas iniciaban su décimo sexta edición de forma oficial. En el mejor contexto y con los mejores padrinos y madrinas, Óscar García, del Restaurante Baluarte de Soria; Yolanda León, de Cocinandos de la capital leonesa; y Pedro Mario Pérez, de El Ermitaño de Benavente, la iniciativa micológica arrancaba con una exhibición de distintos menús realizados por los chefs castellanos y leoneses.

Antes, el director general de Turismo de la Junta, Javier Ramírez, junto a Isabel Álvarez, representante de Euro-Toques en Castilla y León; presentaron unas jornadas que contarán hasta el próximo 12 de noviembre con 174 restaurantes de toda la comunidad.

“Tal y como ha sido el año micológico, contar con tantos participantes es un éxito”, reconoce Juan Carlos Gallego, representante de Buscasetas. Por provincias, Valladolid cuenta con 28 establecimientos adscritos a las Jornadas, mientras que León aporta 27 y Burgos 26. Provincias con una fuerte tradición micológica como Soria o Zamora, participan con 16 y 23 restaurantes. “El año ha sido nefasto, pero solo podemos agradecer la participación en unas Jornadas que tienen un fuerte arraigo”, concluye Gallego.

Exhibición de alta cocina con setas

La presentación oficial de las Jornadas -los menús gastro-micológicos se pueden desgustar desde el pasado sábado 28 de octubre-, contó con una exhibición de cocina por parte de los chefs castellanos y leoneses.

Yolanda León, de Cocinandos, confeccionó delante de los estudiantes del Basque Culinary Center donostiarra un menú en el que destacó un guiso de patatas con jabalí o un segundo plato con una trompeta de los muertos sobre una galleta crujiente y un postre con un buñuelo de castaña del Bierzo con toffe y helado de seta de anís.

Por su parte, Óscar García, del Baluarte, comenzó con un revuelto de boletus o unos chipirones rellenos de boletus sobre un bizcocho de tinta; mientras que Pedro Mario Pérez, de El Ermitaño, elaboró un lomo de ciervo asado con boletus entre otros platos que captaron la atención de los estudiantes.