La Venta de Corpes, en Robledal (Soria) alterna su gastronomía con la historia de uno de los pasajes más conocidos del héroe burgalés

 

Uno de los episodios más conocidos del Cantar del Mío del Cid es el que sucede en el municipio soriano de Castillejo de Robledo, dónde se sitúa la afrenta que padecieron las hijas del Campeador por parte de sus maridos, los infantes de Carrión, en Robledal de Corpes. Este suceso marca la historia de este pueblo de apenas doscientos habitantes y que bien conoce Javier Romero, alcalde que regenta el Restaurante Venta de Corpes desde hace 21 años. «Venta significa parada de caballería y corpes es como se llamaba Castillejo», comienza. «Así que nos pareció un buen nombre teniendo en cuenta esta historia», añade.

Enclavado en el Camino del Cid, en la provincia de Soria -pero limítrofe con la de Burgos y Segovia-, este entorno en medio de la naturaleza y dónde residen abundantes especies cinegéticas es también sede de la Escuela de Caza y Prácticas Cinegéticas de la Federación Española de Caza.

Javier supo ver el potencial turístico y abandonó sus estudios de Turismo para poner en marcha su apuesta por el medio rural.

Salida de la Media Integral de Valdecebollas. / FERNANDO CUEVAS

Exterior del establecimiento soriano. / ANDREA D. SANROMÁ

A la apertura del restaurante, le siguió la de un pequeño hotel con siete habitaciones porque «afortunadamente la crisis ha pasado un poco de largo por aquí», admite. Además, explica que parte de su éxito llegó con la organización de las Jornadas del Cocido Castellano, plato tradicional al que se suman las especialidades de caza: la perdiz, el corzo, jabalí, escabechados, la ensalada de caza y las setas de cardo.

Con una decoración castellana y platos de barro, llaman la atención unas botellas gigantes de licores para los chupitos de postre. Es aquí donde el flan de lata, elaborado al baño María en el horno de leña con leche de oveja; o unas natillas caseras, las torrijas, hojaldres, o la leche frita cobran protagonismo.

La tranquilidad que se respira en Castillejo invita a dar un paseo y visitar una de las iglesias románicas más interesantes del Camino del Cid, la iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora, de los siglos XII y XIII. Y de camino a los restos de la ermita de la Concepción del Monte hay una fuente donde se cree que tuvo lugar la Afrenta de Corpes. Precisamente, Javier trabaja en un proyecto de turismo rural para familias con la historia del Cid como principal reclamo.