Considerada como una comida esencial, los expertos recomiendan incluir lácteos, hidratos de carbono, fibra y fruta

 

El desayuno está considerada una de las comidas más importantes, sino la que más del día. Su ingesta se convierte en la ‘recarga’ natural del cuerpo después de horas sin alimentarse y tras un periodo de sueño en la mayoría de los casos.

Continental, minimalista, vegano, nutritivo… Hasta para culturistas, con carne roja, yemas de huevo y otros productos encargados de aportar energía y proteínas para las primeras horas de la jornada. ¿Pero qué recomiendan los expertos para un consumo generalizado?

Daniel de Luis, jefe del Servicio de Endicronología y Nutrición del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, entiende que la primera comida del día debe tener un componente lácteo, que  “aporte calcio y proteínas de alto valor biológico”.

Además, el profesional vallisoletano añadiría un cereal, pan o galletas, que “aportan fibra que nos añaden hidrato de carbono de absorción lenta”, añade.

La fruta también está incluida en este desayuno, y su inclusión suma a la ingesta vitaminas y fibra.

 

Los superalimentos