Picos de Europa y Guadarrama, en Castilla y León, junto al Parque Nacional Sierra Nevada, experimentarán un análisis de medidas de adaptación al cambio climático

 

En 2017, el Día Internacional de las Montañas (DIM), este 11 de diciembre, está dedicado a ‘Montañas bajo presión: clima, hambre, migración’, con especial incidencia en el cambio climático.

Con una línea que huye del ecologismo más radical, y en clara consonancia con el desarrollo sostenible que sostienen en comarcas como el Valle de Valdeón, en los Picos de Europa, Naciones Unidas asegura que casi mil millones de personas viven en zonas montañosas, y más de la mitad de la población del planeta depende de las montañas para abastecerse de agua, alimentos y energía renovable.

Sin embargo, “las montañas están amenazadas por el cambio climático, la degradación de los suelos, la sobreexplotación y los desastres naturales, con consecuencias potencialmente devastadoras y de largo alcance”, defienden desde este organismo supranacional.

En esta línea, el Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria (IHCantabria) ha puesto en marcha un proyecto, IVERCAM, de creación y análisis de medidas de adaptación al cambio climático en Picos de Europa, Sierra Nevada y Sierra de Guadarrama.

Con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, en el contexto de la realización de proyectos en materia de adaptación al cambio climático, desarrolla hasta el mes de junio de 2018, el IVERCAM ‘Desarrollo de una metodología para la implementación de infraestructuras verdes como medida de adaptación al cambio climático en Zonas de Montaña de la Península Ibérica’.

Infraestructuras ‘verdes’

Según ha informado el instituto en un comunicado, el principal objetivo de IVERCAM será el de construir una metodología que facilite el diseño e implementación de redes de infraestructura verde en cuencas de montaña, trabajando concretamente en tres áreas de «gran interés» socioeconómico y ambiental: los Parques Nacionales de Picos de Europa, Sierra de Guadarrama y Sierra Nevada.

El hecho de que estas tres áreas de montaña se encuentren en dominios climáticos y biogeográficos muy diferenciados (Cordillera Cantábrica, Sistema Central y Sistema Bético) permitirá explorar el efecto diferencial del cambio climático en cada sistema montañoso y cómo esto influiría en las soluciones adoptadas.

Los resultados más relevantes de este proyecto, con especial atención a la cartografía de infraestructura verde generada, se encontrarán a disposición del público en el portal web http://ivercam.ihcantabria.es.

Con ello IVERCAM pretende dar visibilidad a este tipo de actuaciones que, por su influencia en la gestión y ordenación territorial, requieren de la participación e implicación de los diversos sectores de la sociedad.

 

La nieve baña los Picos de Europa