Los mercados escandinavos quieren vino espumoso español, con Suecia como principal inversor

 

En el Norte de Europa, en concreto en la península escandinava, el vino espumoso español está de moda. Suecia, Noruega y Dinamarca se han convertido en consumidores asiduos del espumoso nacional, entre los que se encuentran los elaborados con verdejo de la Denominación de Origen Rueda, en Valladolid.

Espumoso de Rueda. / EL NORTE

Espumoso de Rueda. / EL NORTE

En el caso del país sueco, el mercado aumentó un 13,6% su inversión en vino español entre enero y septiembre de 2016, pese a que redujo levemente el volumen importado, al subir bastante de precio en todas las categorías, según un informe realizado por el Observatorio Español del Mercado del Vino.

De igual forma, no solo la exportación se elevó en Suecia, ya que los vinos españoles crecieron un 10% en Noruega, mientras que en Dinamarca se redujo un 6,4% el volumen adquirido, pero se invirtió más.

Por ello, el espumoso español creció a muy buen ritmo en los tres mercados el pasado año, como ya se ha reflejado en Castilla y León de Vinos, lo que explica que en todos ellos se haya elevado el precio, con desigual evolución para envasados y graneles. Más valor añadido para los vinos nacionales en los países nórdicos, cumpliendo uno de los principales retos para el vino español que analizamos en este artículo.

Para el conjunto de vinos, Suecia, Dinamarca y Noruega aumentaron sus compras durante estos nueve meses, más en términos de valor que de volumen al subir el precio medio en moneda local.

Italia es el principal proveedor en volumen en estos tres mercados, con cifras más o menos estables. También lideró el valor de las importaciones en Dinamarca y en Noruega, si bien Francia supera al país italiano como país que más factura en Suecia.