Los dueños de la Venta La Miel abulense, recientemente galardonados en la última edición del concurso Ávila en Tapas, desgranan su creación

 

María Fernández |

 

Fernando José Alfayete y Tamara San Gil regentan la Venta La Miel desde hace 27 años. En este tiempo, han ganado en dos ocasiones el concurso gastronómico Ávila en Tapas, la última este año con su ‘Carpaccio de ternera con salsa de trufa’. Una forma renovada de presentar la clásica y reconocida ternera de Ávila.

Competían con más de 30 locales hosteleros y muchos de ellos coincidieron al elegir el mismo ingrediente principal: la típica carne de ternera de Ávila. Sobre la mesa en la que prepararán el plato, acompañan una finísima lámina de carpaccio de ternera con ingredientes como el tomate, la albahaca o la cebolla, y un reclamo al glamour en forma de trufa.

Fernando y Tamara se ponen manos a la obra; aquel pica la albahaca y lamina el lomo bajo de ternera, mientras ella se asegura de que el tomate está debidamente troceado. La tapa mereció, además del primer premio, la distinción al ‘Producto de la tierra’. «Fue cuestión de coger un buen producto de Ávila y darle vueltas», afirma Fernando.

Tamara San Gil, Chef, y Fernando Alfayete, coopropietario de la Venta El Colmenar-La Miel, posan con la tapa ganadora del certamen gastronómico Ávila en Tapas. / RAÚL HERNÁNDEZ.

En la Venta La Miel consideran que fue «la originalidad y el sabor» lo que hizo destacar la suya entre otras tapas que también utilizaban la ternera de Ávila como ingrediente principal. «El nuestro es atípico porque está crudo», explica. «De hecho cuando empezamos a jugar con las opciones, algunos compañeros cocineros dijeron que a la gente no le gustaría».

La apuesta por la calidad del producto es decisiva en la elaboración de este plato. «Queríamos algo fresco, veraniego, rápido y fácil de elaborar». Sobre eso último no hay duda.

Queda demostrado que incluso dentro de uno de los mayores estereotipos gastronómicos de Castilla y León se puede innovar; y que el producto abulense por excelencia es la ternera, pero en palabras de Fernando José Alfayete, «venir a Ávila no es solo comerse un chuletón y unas patatas revolconas».