El Restaurante Los Olmos en Aguilar apuesta por la cría de ganado para garantizar la calidad de sus platos

 

Nada en el mundo sustituye la constancia. El talento no la sustituye, pues nada es tan corriente como los inteligentes frustrados. Los genios tampoco, ya que resulta un tópico el caso de los genios ignorados. Ni siquiera la educación sustituye la constancia, pues el mundo está lleno de fracasados bien educados. Solamente la constancia y la disciplina lo consiguen todo». Así, con esta frase enmarcada en la entrada del restaurante Los Olmos, los hermanos García Gutiérrez resumen la esencia de este negocio que comenzó a dar sus primeros pasos en 1995 con sus padres.

Ahora Alberto, Germán, Jorge e Iván han dado un paso más en Aguilar de Campoo con la incorporación de la cría de ganado desde el año 2010, a su actividad laboral. «Hay que especializarse, diferenciarse de otros restaurantes. Y por eso hemos dedicado gran esfuerzo a la cría de ganado para poder garantizar una calidad en el producto inmejorable», explica Alberto. Se refiere a las reses de raza Angus que crían en una finca cercana y que se han convertido en el producto estrella.

Dos especialidades son las que marcan el trabajo en la cocina el fin de semana, el lechazo en horno de leña y la carne de raza Aberdeen Angus, «criada con piensos naturales de Agropal. Es uno de los secretos de nuestro éxito», detalla.

A pesar de los años trabajando para hacerse con un nombre en el sector de la hostelería en esta zona, Alberto reconoce que «tenemos muchas dificultades. Hay que pelear mucho en un pueblo porque en una ciudad entra más gente tropezando que aquí queriendo».

Sin embargo, también, los más de veinte años en el sector les han servido para sentar las bases de la cocina tradicional y casera, que se han convertido en el sello de calidad de esta casa. Es este, según explica su propietario, el principal motivo por el que sus clientes regresan una vez que descubren «un producto de calidad y a un precio asequible», apunta Alberto, para subrayar a continuación que sus clientes más fieles llegan desde Cantabria y el País Vasco.

«Aquí tenemos de todo… Naturaleza e historia», en un municipio, al norte de Palencia, de apenas 7.000 habitantes, que acogerá ‘Mons Dei’, la XXIII edición de la exposición de Las Edades del Hombre, entre los meses de mayo y noviembre. Arte también se descubre en el interior de este restaurante familiar, dónde varios de los murales están pintados por el artista palentino Damián Simal.