Castilla y León es una gran productora de esta hortaliza. El de Sahagún está avalado por una Marca de Garantía

 

Aunque le han salido nuevas competencias, fundamentalmente en el extranjero, el puerro cultivado en Castilla y León, y especialmente en Sahagún, es todo un lujo de sabor y textura. En el año 2001 obtuvo la Marca de Garantía, una ayuda para promocionarlo al igual que la de Tierra de Sabor que ayudan a aumentar las ventas. El puerro de Sahagún, a diferencia de otros, no forma bulbo, tiene hojas de color verde azulado intenso y es más azucarado, afrutado y jugoso. El puerro es todo un rey en esta tierra. La principal comarca de cultivo se extiende de norte a sur en el este de León, limitando con las provincias de Valladolid y Palencia. Los municipios de la zona de producción y elaboración son Calzada del Coto, Cea, Grajal de Campos, Joarilla de las Matas, Sahagún, Villamol, Villaselan y Villazanzo de Valderaduey.

Las fiestas rurales de la zona son antiquísimas. El último fin de semana de octubre y, en honor a San Simón, la localidad leonesa celebra su Feria del puerro, todo un evento en la zona.

En cualquier caso, el puerro está lleno de virtudes no solamente culinarias y dietéticas sino medicinales. Posee una gran acción diurética, resulta un alimento de fácil digestión y el bulbo crudo calma rápidamente los efectos de las picaduras de los insectos. Para ello, se corta un trozo y se aplica directamente sobre la parte afectada.

Es, además, un excelente aperitivo y actúa con éxito como calmante y contra las irritaciones del pecho, afonía, pleuresía, estreñimiento, dolores de riñones, reumatismo y un largo etcétera que incluye hasta el tratamiento de la afonía. Se consume fresco en ensaladas y cocido como una hortaliza o verdura más y admite tantas formas de preparación como la imaginación disponga.

El puerro ha acompañado a la humanidad a lo largo de su historia desde el antiguo Egipto. El verdadero origen no se conoce con certeza; ya que nunca se ha encontrado una variedad silvestre pero se cree que procede de Mesopotamia. Los romanos lo cultivaron y consumieron en abundancia y lo introdujeron en Gran Bretaña.

Muchos topónimos ingleses, como Leighton Buzzard y Leckhamps tead tienen un nombre que deriva de la palabra inglesa que significa puerro “Ieek”, y esta planta ha sido el emblema nacional de Gales durante cientos de años.
Y es que en cuando en el 640, los ejércitos galeses y sajones se enfrentaron, todos los combatientes iban vestidos de rojo. Para que sus hombres se reconociesen, el general galés les pidió que se pusieran un puerro en el sombrero. Después, en los siglos XVI Y XVIII comer puerros ya no era algo de buen gusto y decayó su consumo entre los caprichosos aristócratas. Esta hortaliza crece en toda clase de climas y es tan nutritivo y fácil de cultivar que favoreció, en cambio, las mesas de las familias pobres. Incluso se le llegó a denominar como el “espárrago del pobre”.