El chef del complejo enoturístico Valbusenda, Víctor Corchado, cambia la carta del restaurante con propuestas para los meses de calor

 

Para empezar, el aperitivo. Huevo roto con jamón ibérico de bellota con un vino Valbusenda Abios Rosé. A continuación, y ahora con un Valbusenda Verdejo fermentado en barrica, entrantes de yemas de espárragos de Tudela de Duero en gelée de Valbusenda verdejo fermentado en barrica, lascas de foie grass y trufa de verano, gazpacho Bloody Mary, ragôut de vieiras y helado de albahaca, una particular versión del tradicional arroz a la zamorana, merluza de pintxo confitada, berenjena en caldo de cocido y rabitos de cerdo al amontillado.

En el turno de la carne, un solomillo de la emblemática Ternera de Aliste asado con costra de hierbas y crema de habones y cebollino, acompañado por un Valbusenda Roble, y de postre, un Valbusenda Matilde de tinto dulce con un postre de texturas de chocolate y aove de manzanilla cacereña y mignardises acompañados de café o infusión al gusto.

Son algunas de las propuestas que hace el chef Víctor Corchado, que ha llenado la carta del Restaurante Nube del complejo enoturístico Valbusenda, en la localidad zamorana de Peleagonzalo, de platos de primavera y verano.
Basa su gastronomía en la cocina de autor y en los productos de la tierra y de temporada, y promete “una explosión de texturas para el tacto y el paladar”. Destaca en la carta también el contraste norte-sur para esta temporada.

A la gastronomía se unen en Valbusenda otros atractivos, como la visita, de mano de su enólogo, Mauri Segovia, a una bodega de diseño vanguardista en la que degustar vino amparado bajo la Denominación de Origen Toro o una relajante sesión de spa. Ofrece el complejo una experiencia completa de enoturismo, con descanso, relax, bienestar, gastronomía de autor y vinos de calidad en un único espacio.

Proyecto familiar fundado por Simón García Taboada y Matilde Marino, la bodega se inauguró en 2008 y dos años después, abrió el único hotel de 5 estrellas de Zamora, “un sueño hecho realidad para el disfrute de los sentidos en un paraje incomparable en el que relajarse deleitándose entre la gastronomía y el vino de calidad”. Un lugar, en definitiva, en el que disfrutar.