Dos hermanas enamoradas de los postres se inician en la más dulce de las artes

 

Bodas, bautizos, comuniones, aniversarios… en el cuidado de los pequeños detalles reside el éxito de todo evento. Por eso, Pilar y Carmen dos hermanas vallisoletanas dieron un paso adelante y lo que hasta ahora había sido un trabajo para familiares se ha convertido en su profesión. Pusieron en marcha hace unos meses, su propia empresas, “vallaevento.com”.

Formadas en repostería, wedding planner y organización de eventos hace de las tartas con fondant su carta de presentación. En cuanto a los sabores, suele ser a gusto del consumidor, de chocolate, de nata o de crema en el caso de las tartas y elaboran también galletas artesanas y temáticas. Su interés por la decoración y la repostería despertó en su casa porque su madre Dosi, siempre hacía rosquillas, torrijas, buñuelos, hojuelas… e incluso llegó a ganar un concurso de tortilla de patatas en Valladolid.

El montar su propia empresa fue la mejor solución, para además poder conciliar su vida familiar y laboral “es muy difícil la conciliación, con trabajos por horas o precarios. Entonces valoramos esta posibilidad porque de alguna forma es algo que ya veníamos haciendo, nos gusta y podíamos estar con nuestras familias y además nos podía reportar unos ingresos” explican. Comprometidas con este nuevo reto y formadas en repostería, comunicación, protocolo y wedding planner su objetivo es “es conseguir eventos únicos e inolvidables para nuestros clientes y sus invitados”