Con una clara influencia gallega, en la bella comarca zamorana desvelan parte del secreto de este plato tan característico

 

El secreto se esconde en el corazón de la cocina. Ha pasado de generación en generación -hasta cinco- hasta llegar a nuestros días. El pulpo ‘a feira’ del Restaurante La Terraza, en San Martín de Castañeda, en el ‘balcón’ del Lago de Sanabria, se ha convertido en una seña de identidad de la comarca zamorana. “Las diferencias con el estilo gallego son mínimas, pero las hay”, reconoce Óscar Coca, cocinero de un establecimiento sanabrés que se ha ganado su reputación gradual durante décadas.

“Mi tatarabuelo comenzó con un pequeño negocio de ultramarinos. Vendía tabaco… Le llamaban el estanquero, y con el paso de los años, se convirtió en bar, restaurante… Al principio daba las comidas a los montañeros que venían por esta zona”, indica Coca.

Después de muchos años y de remodelaciones, La Terraza se ha convertido en un referente en relación a la rica gastronomía sanabresa. Habones, setas, la carne… y, como no, el pulpo. “Sabemos que es una de las estrellas de la carta, y mucha de la gente viene a comerlo expresamente. En nueve de diez mesas, nos van a pedir el pulpo”, afirman desde el restaurante de San Martín, una localidad que ha hecho del turismo gastronómico otra buena ‘excusa’ para visitar el Parque Natural Lago de Sanabria y Alrededores, y, si no, que se lo pregunten a varios personajes conocidos del cine y el deporte, que acostumbran a realizar un desvío para visitar a la familia Coca.

Una tabla de madera, aceite de oliva, patata, pimentón, sal… ¡y ajo! He aquí uno de los secretos de la modalidad sanabresa de ese rico plato. ¡Marchando una de pulpo, por favor!