España contará con 19,24 millones de euros de la Unión Europea para fomentar el consumo escolar de estos bienes indispensables para el crecimiento de los más jóvenes

 

El nuevo programa de la Unión Europea de distribución de frutas, hortalizas y leche en los centros escolares empezará a aplicarse en toda la UE a partir del primer día del curso escolar 2017/2018. España contará con casi 19,24 millones de euros para fomentar estos productos en las escuelas.

Destinado a fomentar hábitos alimentarios saludables entre los niños, el programa consistirá en la distribución de fruta, hortalizas y productos lácteos, así como en programas educativos específicos para concienciar a los escolares de la importancia de una buena nutrición y explicarles cómo se producen los alimentos.

Este programa único fusiona y mejora los proyectos existentes, de los que el año pasado se beneficiaron más de veinte millones de niños. Aunque la participación sea facultativa, los 28 Estados miembros han confirmado que tomarán parte en esta iniciativa durante el curso escolar 2017-2018.

Phil Hogan, comisario de Agricultura y Desarrollo Rural de la UE declaró que “es para mí un gran placer que mañana se dé inicio a este nuevo programa en los centros escolares. El programa proporciona una valiosa ayuda a millones de escolares y a miles de agricultores europeos en cada uno de los Estados miembros. Esta ayuda ha demostrado ser especialmente importante para los agricultores en los últimos años y el aumento de la financiación la hará aún más valiosa. Además, el nuevo programa cumple mi prioridad de simplificación al integrar en uno los antiguos programas de consumo de leche y de consumo de frutas y hortalizas en la escuela.

Por último, añadió Hogan, estoy especialmente complacido por participar junto con los Comisarios Andriukaitis y Navracsics en una iniciativa de fomento de un modo de vida sano, y estoy convencido de que este programa será una valiosa contribución para lograrlo.»

Las frutas frescas, las hortalizas y la leche de consumo serán los productos prioritarios que se distribuirán entre los escolares. También se podrán distribuir productos transformados como sopa, compotas de fruta, zumos, yogures y queso, siempre que esta opción está autorizada por las autoridades sanitarias nacionales. No se autoriza la adición de azúcares, sal ni grasas, a menos que las autoridades sanitarias nacionales permitan cantidades limitadas.

Además de decidir la manera exacta en que se aplicará el programa y si se incluirán medidas educativas temáticas y otros productos agrícolas, los Estados miembros tienen la posibilidad de complementar la ayuda de la UE con ayudas nacionales para financiar el programa.

Esta selección de productos debe basarse en consideraciones sanitarias y medioambientales, la estacionalidad, la variedad y la disponibilidad, concediéndose prioridad a los productos de la UE. Los Estados miembros podrán fomentar la compra local o regional, los productos ecológicos, las cadenas de distribución cortas, los beneficios ambientales o los regímenes de calidad agrícolas.

 

Casi un 8% para España

De los 250 millones de euros destinados por la UE al curso escolar 2017/2018, un 7,7% y casi 19,24 millones se destinarán a nuestro país. De este montante, unos 150 M€ se asignarán a las frutas y hortalizas (un 8,91% y 12,93 millones a España) y 100 M€ a la leche y lácteos (6% y 6,32 millones para España).

Este nuevo programa destinado a los centros escolares forma parte del programa de simplificación del comisario Hogan. Facilita una mayor sinergia y eficiencia en la aplicación de esta iniciativa y complementa otras medidas en los ámbitos de la salud y la educación.

Desde este 1 de agosto de 2017, los dos programas actuales — el programa de consumo de frutas y hortalizas en las escuelas y el programa de consumo de leche — se reunirán en un marco jurídico único. Con las nuevas normas se pretende lograr una mayor eficiencia, un mayor apoyo específico y un refuerzo de la dimensión educativa.

En la actualidad, 24 Estados miembros participan en el antiguo programa de frutas y hortalizas y 28 en el antiguo programa de consumo de leche. El año pasado, alrededor de veinte millones de niños se beneficiaron del programa de distribución de leche y unos 11,7 millones de niños del programa de distribución de frutas y hortalizas.