La morcilla se suma a la tendencia gastronómica ‘Street Food’ de forma original

 

Cremosa, delicada, equilibrada en especias y con un sabor espectacular, son algunas de las cualidades que destacan los amantes de la morcilla de Villada. Si te estás planteando probarla, la familia Ramos te lo pone fácil ya que se ha sumado a la tendencia gastronómica Street Food, recuperando así la tradición de la venta ambulante de sus antepasados.

La morcillería de Villada “va sobre ruedas” y nunca mejor dicho, en vehículos tan originales como una caravana de los años setenta, un ‘tuk’ ‘tuk’, una cirila o una vespa, entre otros.

Estos vehículos se han popularizado en diversas ferias de este verano, al igual que lo hace este fin de semana en la Feria del Pimiento de Torquemada, en Palencia. Los motores han rugido o ‘mordido’ en multitud de eventos gastronómicos y festivales musicales en los que degustar combinaciones increíbles, elaboradas todas ellas a partir de sus morcillas de cebolla y de arroz junto con su novedosa crema de morcilla.

Bajo su lema ‘Enamorcíllate’ y con su irresistible creatividad, David Ramos ha conseguido revolucionar el concepto de morcilla, jugando con nuevas texturas y formatos muy versátiles que muestran una imagen fresca y moderna de este alimento tradicional que ha traspasado nuestras fronteras, comercializándose en países como Japón, Chile o Países Bajos.

Morcillas Villada es un ejemplo más que demuestra como una pequeña empresa artesana de Castilla y León, ubicada en el medio rural, ha sabido conjugar una larga tradición familiar chacinera con la innovación sin renunciar a la calidad y al sabor de siempre, convirtiendo su morcilla en la más premiada a nivel nacional.