No hay producto más natural, más sencillo y más apetecible que un buen pedazo de pan de pueblo

 

Es un producto natural, sencillo, jugoso y crujiente a la vez. Forma parte de nuestra Dieta Mediterránea. Muchos panaderos han abandonado este antoguo oficio, mientras aumentan las ventas de panes industriales precocinados. Nada que ver con los panes que elaboran de forma artesanal en Montemayor de Pililla (Valladolid) los hermanos José Antonio y Mario Serna, que representan la cuarta generación del negocio familiar que montó su bisabuelo Melitón en 1902.

No hay producto más natural, más sencillo y más apetecible que un buen pedazo de pan de pueblo. ¿De que está hecho? De harina, sal, agua y levaduras para que fermente, como el vino o la cerveza.

José Antonio y Mario Serna no han perdido el oficio de sus antepasados, ni tampoco el lenguaje de los panaderos.