La exposición de playmobil sobre la ciudad celtíbera baja el telón con 35.000 visitas y un interés creciente en aspectos como la gastronomía o la cultura de la Edad Antigua

 

La exposición ‘Numanclick, la clickhistoria de una gesta’, instalada desde el pasado mes de marzo en la soriana Garray acaba de cerrar sus puertas con más de 35.000 visitantes. Los más de 1.500 ‘playmobils’ expuestos fueron visitados por un gran número de turistas en su mayoría de Soria y de provincias limítrofes como Madrid, País Vasco y Navarra.

Los interesados, además de disfrutar de la muestra realizada con los populares ‘clips’, también ha provocado que los turistas se han interesados por otros aspectos de la legendaria ciudad celtíbera que aguantó los envites del Imperio Romano.

La gastronomía, con un impacto económico en la hostelería de los pueblos cercanos al yacimiento, y el interés por la propia alimentación de los numantinos también ha marcado la exposición. Pero, ¿qué comían los habitantes de una de las ciudades más fieras del mundo antiguo?

Alimentación celtíbera

Aunque las primeras preguntas siempre van relacionadas a cómo un pueblo resistió tanto tiempo al ariete romano; a quienes lideraron esa gesta; al nombre de los generales romanos que tomaron partido en uno de los capítulos más conocidos de la Edad Antigua en la Península Ibérica… Al final siempre termina saliendo la alimentación y no es para menos, ya que el sitio romano de Numancia condicionó la rica dieta celtíbera.

La dieta de los numantinos era muy natural, de ahí que un sitio trastocase -y mucho- el día a día de los habitantes. La alimentación era rica en componentes vegetales, con importancia para los frutos secos. “Aprovechaban los recursos, sin ninguna manipulación, que les daba el entorno físico”, explica el director del plan director del yacimiento arqueológico de Numancia, Alfredo Jimeno, a El Mirón de Soria.

Molían el trigo y las bellotas en los molinos de mano para obtener la harina con la que hacían el pan y cocinaban las gachas, junto con grasa de animal. La carne y el pescado, en especial la trucha -representada en las cerámicas numantinas-, se conservaban secos por medio del ahumado y la salazón, añade Jimeno.

El vino de los mercaderes

Los textos clásicos revelan que los numantinos compraban vino a los mercaderes que remontaban el Duero, aunque su bebida preferida era la denominada “caelia”, una especie de cerveza más agría que la consumida en la actualidad. La miel -no conocían el azúcar- la utilizaban para edulcorar los alimentos, explican desde la Asociación Tierraquemada, oganizadora de la exposición de ‘playmobil’.

Los casi 1.600 playmobil expuestos en una maqueta de 48 metros cuadrados, recreaban la forma de vida de numantinos y romanos, técnicas de guerra, armamento de ambas civilizaciones y localización de las mismas. La muestra se completaba con vídeos e imágenes representativas enmarcando las figuras en el contexto histórico.