La Denominación de Origen Ribera del Duero cumple siete lustros en una continua apuesta por la calidad 

 

La aprobación oficial del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero está fechada el 21 de julio de 1980, este viernes hace 35 años. Siete lustros después, esta comarca vitivinícola que se extiende por las provincias de Burgos, Valladolid, Segovia y Soria, ha protagonizado una auténtica revolución, que incluso cambió el concepto de viticultura en toda España, según subraya José Trillo, quien fue su presidente durante casi siete años (2007-2013) y vocal técnico en representación del entonces Consejo General de Castilla y León, en la etapa preautonómica (el Estatuto se aprobó en 1983).

El clima, el suelo y la variedad tempranillo o tinto fino son las señas de identidad de sus vinos. De hecho, la Ribera del Duero recibió el Wine Star Award como Mejor Región Vinícola del Mundo en 2012. Galardón concedido por la prestigiosa revista ‘Wine Enthusiast’ por su «histórica y tradicional manera de extraer la mayor expresión de la uva tempranillo», porque no logra los mismos resultados en ninguna otra zona.