Un 63% de los españoles prefiere aperitivos con un sabor salado, pero además debe ser intenso y duradero

 

¿Dulce o salado? ¿Salado o dulce? ¿Qué preferimos? Difícil elección que nos divide a partes iguales o ¿no? ¿Cuáles son nuestros sabores preferidos? Pues un 63% de los españoles prefiere aperitivos o ‘snacks’ con un sabor salado, pero para que el sabor sea perfecto, además debe ser intenso y duradero según el estudio ‘Sabor Perfecto de Pringles’. El dulce lo prefieren el 33%, el sabor ácido es el favorito para el 2% de los españoles y tan solo el 1% se decanta por el sabor amargo.

En nuestra cultura española, tan apasionada de la comida, siempre estamos buscando el sabor perfecto, algo que nos sorprenda en cada bocado… pero el estudio de Pringles nos confirma que además de las papilas gustativas, otros factores influyen en nuestra percepción del sabor perfecto; la textura, el aroma y el aspecto, por este orden, también son valorados por los españoles. Este amplio estudio también determina por comunidades cuáles son los sabores que nos gustan, que sentidos son los que más influyen a la hora de decantarnos por un sabor y hasta de qué manera influye el momento y la compañía. Factores externos como las emociones, los recuerdos que nos traigan (46%) y el lugar (40%) también son importantes.

Cuanto más mayores nos vamos haciendo, la preferencia por el sabor salado aumenta desde un 54% -entre 18 y 34 años- hasta un 73% -entre 50 y 65 años-. Por regiones, los aragoneses seguidos de los murcianos y de los extremeños son a los españoles que más les gusta el salado. Sin embargo los vascos son los más golosos, ya que para el 50% el sabor perfecto es dulce.