El chef zamorano Cecilio Lera defiende el carácter vocacional de su profesión frente a la moda televisiva

 

Cecilio Lera ha participado en La Universidad Autónoma de Barcelona como ponente en un Máster dirigido a cocineros jóvenes de diferentes países, formados en las mejores cocina de España.

La disertación se ha basado en responder a preguntas de los propios alumnos y de periodistas asistentes, relacionadas con su trayectoria profesional, desde los inicios, con su formación en Suiza e Italia, a principios de los años setenta, así como por su trabajo en la cocina del hotel familiar Monasterio -en El Escorial-; su paso por la costa mediterránea, así como la decisión de apostar por su tierra natal para volcarse profesionalmente en el Mesón del Labrador, en Castroverde de Campos, y recientemente, en el Restaurante Lera y el complejo hotelero que le rodea (bodega, viñedos, burros autóctonos…).

La dirección tanto del hotel como del restaurante Lera recae sobre su hijo Luis Alberto Lera, cocinero joven con amplia experiencia profesional y formado en las mejores cocinas de España, y es en Castroverde de Campos en donde desarrolla su trabajo, con un equipo de doce persona, que él dinamiza y dirige, sin olvidarnos de Minika, imprescindible en el quehacer diario y en la elaboración de las cartas.

Destaca en su intervención a las respuestas de los cocineros, que él quiso ser diferente a lo que le rodeaba en Tierra de Campos, y decidió volcarse en el producto de caza (perdices, pichones…), además de jabalí y ciervos, que le suministraban desde el norte de Palencia.

Insistió en que es el cocinero y su equipo el responsable de la felicidad del cliente durante las dos horas que está sentado en la mesa del restaurante. También destacó la necesidad de ofrecer en el gremio “locales dinámicos, no fríos”.

El show televisivo

Destacó Lera la importancia y la trascendencia que tienen las redes sociales en la difusión y divulgación de todo lo relacionado con el sector.

Los productos de caza y su elaboración ocuparon buena parte de su participación, detallando todo el proceso de limpieza, y elaboración para presentárselo al cliente como su plato estrella. Destacó las delicias de su perdiz con berzas y castañas, explicando todo el proceso de cocina.

También subrayó la importancia que tiene el estado de ánimo del cocinero a la hora de ponerse delante de los fogones, y del ambiente laboral que debe haber en un equipo de trabajo.

También destacó que los programas de televisión han popularizado a los cocineros, pero que tiene fecha de caducidad. “La cocina es una pasión, no un show”, argumentó en relación a la moda televisiva.