La gastronomía se suma a la oferta de las rutas del toro bravo salmantino

 

En estos tiempos revueltos en los que mucho se habla y poco se conoce, resulta más que recomendable descubrir de primera mano lugares que hasta no hace tanto, estaban cerrados a cal y canto y a los que tenían acceso unos pocos privilegiados. La dehesa, uno de los elementos que identifican la provincia de Salamanca, con sus fincas en las que conviven el toro bravo con el cerdo ibérico, ha abierto sus porteras para que todo aquel que quiera saber, aprender, o incluso degustar, deje volar su imaginación y se transporte a un mundo de sensaciones.

Sin olvidar la actividad principal de la dehesa -la ganadera- en sus diversas modalidades; ese ganadero, empresario en definitiva, ha dado un paso más diversificando el negocio hacia la vertiente turística, como un complemento de renta y como una posibilidad de dar a conocer al mundo cómo es la vida en la dehesa. Las siguientes propuestas tienen al toro como hilo conductor, pero la parte gastronómica también ha ido tomando cuerpo y da forma a una completa oferta.

1. Finca Los Talayos

(Ciudad Rodrigo). A escasos kilómetros de Ciudad Rodrigo se ubica la finca Los Talayos, donde pastan los bravos de la ganadería de los herederos de Manuel Santos Alcalde desde hace unos 30 años.

Los propietarios ofrecen una visita guiada en la que se pueden ver las diferentes etapas del toro bravo, además, este paseo por el campo se complementa con una oferta gastronómica de lo más tradicional en la que los ‘guisos de la abuela’, con el lechazo guisado, el pollo de corral o las patatas con carne, tienen su propia identidad. «Llevamos cinco años funcionando todos los fines de semana -comenta Manuel Santos-, tenemos grupos de toda España, pero vamos, que por aquí también pasan franceses, holandeses, o rusos».

Explica que el motivo de la visita es el toro bravo «pero en esta visita al campo también aparecen la merina negra, la vaca berrenda y esa cocina de la abuela».

Precisamente en esta finca se conserva uno de los rebaños más importantes de merina negra, un animal en peligro de extinción, con más de 300 ejemplares viviendo en esta explotación.


2. La Roblicita

(Alba de Yeltes). Una vez más, el toro bravo es la excusa para conocer un modo de vida único, tal y como lo sienten sus propietarios, en este caso, la familia Revesado Pernas. Visita guiada en la que se conoce la vida del toro bravo en su hábitat natural y sin ningún tipo de peligro y en la que se pueden descubrir las faenas camperas de primera mano guiados por profesionales, es la propuesta de La Roblicita.

Pero el negocio máter de esta familia ha sido siempre la industria cárnica, por eso, como argumenta Alberto Revesado, «se solapa la cría del toro bravo y la del cerdo ibérico y en esa misma dehesa, La Roblicita, donde están las vacas de vientre y los toros, en época de campaña de bellota también está el porcino ibérico que luego procesamos en nuestra planta». «La calidad de nuestros productos -añade Revesado- viene avalada por un seguimiento de todo el proceso, desde la materia prima hasta el final».


3. Faenas Camperas

(Cabeza de Diego Gómez). Ana Zaballos y Diego Caneba son los propietarios de la empresa familiar Faenas Camperas, la cuarta generación de ganaderos que decidieron aprovechar el reclamo del toro de lidia como reclamo turístico, recuerda Ana. «A raíz de empezar a mostrar al toro bravo en su hábitat, vimos que sí que tenía éxito y montamos una casa rural, y como también tuvo éxito, decidimos ampliar a un hotel rural y a un restaurante».

Pero al igual que su propio negocio ha ido evolucionando, también lo ha hecho el perfil de la gente que les visita. «Cada vez la gente es de lo más variada -indica Ana-, antes venía gente a la que le gustaban los toros y ahora también vienen otras personas a las cuales les gustan los animales, la naturaleza, y quieren ver al toro como un animal más que vive en libertad y que se cría en extensivo». Lo cantaba Rafael Farina: «Salamanca tierra mía, de arte y sabiduría, eres joya sin igual, tu brava ganadería…».

Galería de fotos (degustacastillayleon.es)