Salamanca galardona a los mejores del sector en la undécima edición de los Premios de Hostelería

 

El presidente de la Federación Española de Hostelería (FEHR), José Luis Yzuel, aseguró ayer en Salamanca que las administraciones tienen que estar «para no estorbar y sí para ayudarnos» porque el sector turístico «está tirando del carro, creando empleo y generando ilusión por todos los lados».

Yzuel asistió junto a la consejera de Cultura y Turismo de Castilla y León, María Josefa García Cirac, a la entrega de los XI Premios Nacionales de Hostelería promovidos por la Federación Española de Hostelería (FEHR).

Estos galardones reconocen la labor de establecimientos, empresas e instituciones que han destacado en la innovación, la responsabilidad social, el apoyo a la cultura, la sostenibilidad o en el compromiso con las personas con discapacidad o con la calidad.

En declaraciones a los periodistas, el presidente de la FEHR celebró que la hostelería vaya «viento en popa y creciendo», si bien ha reconocido que tienen «muchos deberes y aspectos de mejora».

En este sentido, ha expresado el deseo de que se les reconozca y se les respete más socialmente y ha hecho hincapié en el trabajo que tienen frente a las administraciones.

«Éstas tienen que estar para no estorbar y sí para ayudarnos porque el sector turístico está tirando de este país y por lo tanto necesitamos ayuda porque somos más de 300.000 establecimientos, casi todos microempresas», ha apostillado Yzuel.

Aún siendo consciente de que están acostumbrados a buscarse «las alubias y a solucionar los problemas todos los días», ha estimado que eso no significa que desde las administraciones se les tenga «poco en cuenta a la hora de crear algún tipo de apoyos y sobre todo en hacer mucha promoción turística de este país».

Ha insistido en que en ocasiones «las cosas no se hacen desde el sentido» y se les pone en confrontación con las ciudades donde trabajan, en alusión a los conflictos que a veces se generan con las terrazas o las chimeneas.

Finalmente, ha destacado que, a pesar de ser un año complicado para el turismo en Cataluña por el conflicto secesionista, el sector ha crecido en el conjunto del país y ha augurado que lo va a seguir haciendo.

Por su parte, García Cirac ha hecho hincapié en el «estímulo» que suponen los premios para la hostelería y la restauración como «reconocimiento y aliciente para seguir avanzado en la calidad del sector».

 

Impacto económico en Castilla y León de 222 millones

En clave estadística ha señalado que durante el primer semestre de 2017 el impacto económico de la hostelería en Castilla y León fue de 222 millones de euros, un 27,5% más que en el mismo periodo del año anterior, y ha resaltado el trabajo conjunto de las administraciones de la mano del sector.

En la presente edición los premiados han sido el empresario hostelero Jesús Acin, de Zaragoza; el Mesón Cuevas del Vino, de Chinchón (Madrid); el restaurante Erre Ramón Freixa, de Cartagena de Indias (Colombia); Ausolan, de Guipúzcoa y Rurasuite hotel apartamentos, de Cascante (Navarra).

También han resultado galardonados los restaurantes Spoonik, de Barcelona; Manolo, de Madrid; Casa Consuelo, de Luarca (Asturias), Casa Elena, de Cabañas de la Sagra (Toledo) y el expresidente de FEHR José María Rubio.

Asimismo, se entregaron hasta un total de ocho reconocimientos que han ido a parar a la empresa Unilever, al Ayuntamiento de Salamanca, a Alfons Herrero, del restaurante El Cangrejo Loco, de Barcelona; a Servimedia, y a Cristina Selles, de la Asociación de Hostelería y Turismo de Denia-Marina Alta.

El secretario general de la Federación Española de Asociaciones Dedicadas a la Restauración Social (FEADRS), Javier Arenillas, el Café Moderno, de la ciudad de Logroño, y la Escuela de Hostelería Fonda Veracruz de Salamanca capital cierran la relación de reconocimientos de esta edición.

 

XI Premios Nacionales de Hostelería