El establecimiento vallisoletano apuesta desde hace 20 años por una cocida tradicional “con mucho amor”

 

Disfrutar del mar en Castilla y León mientras comemos es posible, al menos en el Mesón San Pelayo, en el municipio vallisoletano de Bocigas, a 50 kilómetros de la capital. Este modesto establecimiento, regentado por dos hermanos, Félix y Pilar Escudero, capta la esencia del Mediterráneo gracias a su plato estrella, el arroz con picadillo en paellera; y a la decoración en sus paredes, con obras del mar. “Da frescor con colores claros que iluminan la estancia”, explica Félix.

Además, en su menú destaca el rabo de toro, la costilla asada y el codillo. El secreto para una buena cocina dicen que está “en guisar amor, así que será eso”, se ríe Pilar, quien menciona también otra de sus especialidades, la ensalada de judías verdes.

En cuanto a la repostería, apuestan las recetas tradicionales de flan, natillas o arroz con leche.

Acumulan 20 años apostando por el medio rural y reconocen que la crisis económica obligó a redireccionar su negocio. “Ahora tenemos que trabajar con cita previa y además nos estamos planteando abrir una casa rural para ofrecer un servicio más completo”, concluyen.