El Restaurante Los Canteros de Mingorría (Ávila) ofrece una de las mejores carnes cocinadas en asador de leña

 

El olor a leña y carnes asadas cautivan el olfato al cruzar la puerta de “Los Canteros” un restaurante familiar que abrió su puertas hace nueve años, en el municipio abulense de Mingorría, a 12 kilómetros de la capital.

Después le llega el turno a la vista, el asador incorporado a la sala, con capacidad para un centenar de personas, permite al comensal disfrutar del espectáculo de la cocina en vivo, para ello se ha instalado una barra de asador bajo “es ofrecer confianza porque el cliente ve lo que estas sacando y cómo lo estas elaborando y preparando”, explica David que regenta este establecimiento con su mujer Sonia.

El turno del oído llega con el trabajo de la macheta porque aquí, el comensal escoge la pieza, el grosor y el peso. “Es una forma de trabajar que me gusta, es un trato más directo”, afirma David. Y en este punto, los tres al unísono, olfato, vista y oído van allanando el camino para que el gusto y el tacto completen el placer de disfrutar de la trilogía de las carnes: cordero, cabrito y cochinillo asados en horno de leña.

A las tres principales carnes se suman el chuletón, entrecot de cerdo o solomillo, chuletón de potro, carne de vaca vieja o carnes antiguas de oveja mayor y cabra. Acompañan a los sabores de leña, los de los pucheros de judías del Barco a la chimenea, de consomé, sopa o fideos, las ensaladas y verduras y los pescados a la parrilla y horno de leña “ahora mismo estamos haciendo pruebas de trucha, escabeche, marinados y desecación”

También trabajan menú diario de cuatro primeros y cuatro segundos con un precio de entre 9-10 euros.