El mediático chef Andrea Tumbarello y la productora Attic Films adquieren las trufas de Soria por 4.100 euros en la subasta de Madrid Fusión

 

El auditorio del Palacio Municipal de Congresos de Madrid acogió una año más, pasada la mediodía, la subasta de la trufa negra de Soria en el marco de la celebración de Madrid Fusión. La expectación estaba asegurada, un recinto que escuchaba con atención a Alexandre Couillon, ‘El chef de las mareas’, dos estrellas Michelin con su restaurante La Marine en las marismas de Bretaña; disertaba en torno a la técnica, al creatividad y la naturaleza, una de las figuras de la cocina francesa contemporánea que venera a Michel Bras, platos muy frescos repletos de marisco con los que despertó emociones.

Tras el chef francés, Esmeralda Capel, responsable de la organización de Madrid Fusión fue la encargada de abrir la subasta de la trufa negra de Soria. Dos trufas. La primera con un peso de 720 gramos, la segunda 680 gramos. Donadas para la ocasión por la asociación forestal de Soria ASFOSO y la asociación de truficultores. La puja se centró en la riña económica entre el mediático cocinero italiano Andrea Tumbarello, del restaurante Don Giovanni y los propietarios de la productora ligada al evento gastronómico internacional Attic Films, Paco Gallego y Rafael Endeiza. Finalmente decidieron compartirlas y los tres pagaron 2.100 euros por el primer diamante negro y 2.000 euros por el segundo. Un total de 4.100 euros que destinarán a una causa solidaria, este año de nuevo la recaudación acabará en manos de la organización religiosa Luis Guanella.

Un relación estrecha con el chef transalpino

De maestro de ceremonias actuó este año el prestigioso cocinero español Paco Roncero al que se unión de manera improvisada Juan María Arzak, quienes a arroparon al presidente de la Diputación de Soria, Luis Rey, en la entrega de las trufas a sus compradores. Pago Gallego y Rafael Endeiza explicaron que “nos hemos decidido a pujar porque tenemos esta noche una cena con todos los amigos con Ángel León, el rey del mar con su restaurante Aponiente en Puerto de Santamaría, y se la queremos regalar para que nos la cocine”. Tumbarello, por su pate, insistió en que “un año mas no quiero faltar, sobre todo por la causa solidaria, y después porque yo utilizo la trufa negra de Soria en mi restaurante y me la voy a llevar mi casa, aquí en Madrid”.

Y es que Soria vuelve a estar entre la oferta gastronómica del mundo en una edición en la que se vuelve a pisar el acelerador de la vanguardia después un par de ediciones en la que se le había puesto freno haciendo referencia a la tradición y a las raíces.

Madrid Fusión 2018 dice estos días en el Palacio Municipal de Congresos de la capital de España que ha llegado un nuevo momento para la gastronomía. Y los productos de Soria no se lo pierden. Una cumbre internacional con representación de cocineros sorianos también presentes como Elena Lucas con su fabulosa demostración u Óscar García Marina con su taller de trufa y setas, todos ellos apelando a la búsqueda de algo nuevo que es la esencia con la que nació este congreso en el año 2003, con los llamados chefs del futuro, la cuarta generación de los dueños del futuro.