La originalidad caracteriza las recetas del chef David Izquierdo en la cocina del 51 del Sol de Aranda de Duero

 

Los productos tan diferentes como el lechazo y el bacalao encuentran su equilibrio perfecto en Aranda de Duero, dentro de las VII Jornadas Gastronómicas que se celebran en el restaurante El 51 del Sol hasta este domingo 12 de marzo.

Al frente de los fogones, David Izquierdo, segundo clasificado en el concurso de cocineros de Castilla y León. Y sobre la mesa, un menú degustación que presenta diez propuestas diferentes en las que el lechazo y el bacalao se van sucediendo, en diferentes conceptos, frío, caliente, y elaborados con un toque original y diferente. «La idea es sorprender y mostrar formas nuevas para elaborar alimentos tan conocidos», defiende David. «En la propuesta encuentras, por ejemplo, bacalao con atún rojo, y de repente también con un helado frío de wasabi. Son productos tradicionales, que encajados de tal forma, ofrecen una cocina diferente», detalla el chef.

La idea de realizar estas jornadas surgió hace siete años en La Finca Los Rastrojos, un restaurante situado a las afueras de Aranda y, este año por primera vez, se trasladan a El 51 del Sol, el nuevo proyecto gastronómico que se estrenó en junio del pasado año.

En su día, nacieron para dar un aliciente extra al público en temporada baja y como hilo conductor el cocinero apostó por dos productos tan utilizados individualmente, pero tan distantes el uno del otro. «Siempre pensé que había jornadas del lechazo, por una parte, y, por otra, de bacalao. Y me dije, voy a juntar esos dos productos que son tan importantes para nosotros en la cocina y, a partir de ahí, elaborar variedad de recetas sorprendentes», recuerda con ilusión.

Lo ha conseguido porque después de siete años, las jornadas son un reclamo para el público. Quizá este año con más fuerza al estrenar el nuevo espacio situado en plena ciudad y con un mayor horario de apertura. Su impulsor está contento. «Hacer una cocina a tu gusto y estar en un espacio que has diseñado para ello, eso es felicidad», afirma satisfecho.

En el menú de las jornadas, el comensal puedo encontrar morcilla de bacalao, pilpil y manzana acida, croqueta fea de atún rojo, crema de choricero y salicornia, bacalao ahumado, ajo blanco y huevas, jarrete de lechazo hoisin, parrilla, jugos reducidos y galleta de foie o kokotxas de bacalao, yema yodada y plancton. El precio del menú degustación es de 47 euros y se mantiene hasta el domingo.