Nueve asadores ofrecerán, durante el mes de junio, un perfecto maridaje en las Jornadas Gastronómicas de la localidad ribereña

 

Los hornos de leña de los asadores de Aranda trabajarán a máximo rendimiento este mes de junio en las XVII Jornadas Gastronómicas del Lechazo. Una cita que se ha convertido en todo un reclamo gastronómico y turístico.

El plato estrella, el lechazo asado en horno de leña, protagoniza las jornadas, maridado a la perfección con otra de las enseñas de la zona, los vinos de la Denominación de Origen Ribera del Duero. Una mezcla que se adereza con otros productos típicos como morcilla, chorizo o torta de aceite de Aranda y, también, con platos de la nueva cocina que aportan un toque de modernidad.

Un total de nueve asadores participan en la cita, El 51 del Sol, Asador de Aranda Mesón El Roble, Asador El Ciprés, Mesón de la Villa, Mesón El Pastor, Asador Casa Florencio, Restaurante Aitana, Hotel Restaurante Montermoso y Asador Restaurante El Lagar de Isilla. Cada uno de ellos ofrecerá un menú propio a un precio unitario de 38 euros.

Todos los menús tienen un punto en común, presentan como plato principal el lechazo asado en horno de leña de encina con Indicación Geográfica Protegida, ensalada de la huerta con lechuga de Medina, la tradicional torta de Aranda y el vino de Ribera del Duero, imprescindibles en cada menú. La creatividad e innovación llega a través de la elaboración de entrantes y postres que elige cada uno de los establecimientos.

El lechazo asado, plato estrella de la ciudad, forma parte de una liturgia vinculada a la comarca. Su consumo es una tradición viva entre los arandinos y está unida a la celebración de algún momento especial. Su singularidad es triple: el producto, oveja de raza churra que come en un pasto único y rico en hierbas aromáticas; su elaboración, en horno de leña de encina; y los asadores: herederos de una tradición familiar. Las delicias de este manjar han sido pregonadas por plumas ilustres como Camilo José Cela y Miguel Delibes.