El consumo de legumbres ejerce una acción protectora ante el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2

 

Con la finalidad de incrementar el conocimiento en esta área, científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBEROBN) y de la Unidad de Nutrición Humana de la Universidad Rovira i Virgili, con la colaboración de otros grupos de investigación del estudio PREDIMED, han evaluado la asociación entre el consumo de legumbres, sus distintos subtipos y el riesgo de desarrollar diabetes en 3.349 individuos que presentan alto riesgo cardiovascular, pero no diabetes 2.

Tras cuatro años de seguimiento, los resultados han revelado que, en comparación con los individuos que consumen legumbres —lentejas, garbanzos, alubias y guisantes— en menor cantidad (12,73 gramos/día, lo que equivale aproximadamente a 1,5 raciones a la semana de 60 g en crudo), los participantes que las consumían en mayor medida (28,75 gramos/día, lo que equivale a 3,35 raciones a la semana), presentaban un 35 % de menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Las lentejas, las legumbres más efectivas

De las legumbres consumidas, las lentejas son las más asociadas con ese menor riesgo de desarrollar diabetes. El estudio revela que los individuos con una mayor ingesta de lentejas durante el seguimiento (aproximadamente 1 ración/semana), frente a los individuos que las consumían en menor cantidad (menos de media ración a la semana), presentaban un 33% de menor riesgo de desarrollar la enfermedad.

Los autores del estudio destacan la importancia del consumo de legumbres para la prevención de enfermedades crónicas, entre ellas la diabetes, pero afirman que se necesitan más estudios con otras poblaciones para confirmar estos resultados.

Según el CIBEROBN, las legumbres constituyen un grupo de alimentos ricos en vitaminas del grupo B, contienen diferentes minerales beneficiosos para la salud (calcio, potasio y magnesio), grandes cantidades de fibra, y son consideradas un alimento con bajo índice glucémico por lo que dan lugar a un incremento más lento de los niveles de glucosa en sangre tras su ingesta.