Arroz integral, verduras, fruta y frutos secos, fundamentales en el entrenamiento y el ejercicio físico

 

Este viernes se celebra el Día Internacional del Deporte, y en este sector la alimentación se antoja fundamental para el perfecto desarrollo de esta práctica. La alimentación puede marcar la diferencia en el ritmo y la capacidad de esfuerzo durante los últimos segundos de una carrera o de un partido, pero también se antoja clave para el desarrollo saludable de cualquier actividad o ejercicio físico.

Por ello, la selección de alimentos es clave y conviene elegir los más interesantes para quienes practican deporte, aunque sean aficionados. A lo largo de estas líneas se describen los cinco alimentos más interesantes para incluir en la dieta del deportista.

En nutrición deportiva, el equilibrio dietético básico coincide con los criterios recomendados para la población sana en general: dieta base en la que abunden los hidratos de carbono (cereales, legumbres y derivados, sobre todo), con un acompañamiento diario de proteína (animal o vegetal) en las principales comidas y buena dosis de nutrientes reguladores provenientes de fruta fresca, hortalizas, verduras, frutos secos y semillas. Estas consideraciones son generales y pueden cambiar y adaptarse a las exigencias deportivas según sea el esfuerzo mayor en fuerza, resistencia o potencia o la combinación de estas especialidades.

1. Arroz integral

2. Almendras

 

3. Verdura


4. Quinoa

5. Pescado azul