La Trébede, en la provincia zamorana, apuesta por los guisos tradicionales y un trato personalizado

 

En Pobladura del Valle, municipio zamorano de 314 habitantes, se encuentra el Restaurante La Trébede, regentado por Andrés y Susana. Con una carta que definen como «sencilla, pero muy completa y con productos saludables, frescos y de la comarca» elaboran un menú con deliciosos entrantes, tabla de ibéricos, foie con higo confitado y frutos secos, pastel de cabracho, ensaladas variadas y morcilla y cecina de la provincia vecina, León.

Reconocidos por sus guisos en tartera de barro, despuntan la carrillera, las mollejas, la caldereta de cabrito y el rabo de toro. Tampoco faltan los pescados, merluza al horno o en hojaldre y el bacalo al ajo arriero. Y el punto dulce lo aportan los postres caseros, natillas, arroz con leche, milhojas, tarta de queso, de chocolate y flanes.

Con capacidad para medio centenar de comensales, Andrés y Susana no se plantean ampliar capacidad, los dos coinciden «perderíamos el trato familiar, que es lo que nos gusta y por lo que vienen nuestros clientes» Hace casi seis años que estos dos zamoranos, Andrés Ramos natural de La Torre del Valle y Susana Rodríguez de Fontanillas de Castro decidieron apostar por el medio rural dónde han vivido siempre y convirtieron su hogar en el Restaurante La Trébede con una apuesta familiar por la cocina casera, de guisos, de cazuela, de Castilla y León.