La cocina castellana ocupa un lugar preferente en el Restaurante Casa de la Abuela 

 

El restaurante Casa de la Abuela se ha convertido en el punto de encuentro para vecinos del pueblo y municipios cercanos. Con apenas 250 habitantes, en Juarros de Voltoya, José Luis Durán y Ana María Vírseda encontraron hace dos años y medio, una nueva oportunidad para seguir trabajando en el negocio de la hostelería. Se hicieron cargo del establecimiento que llevaba varios años cerrado y ahora son un imprescindible para la gente del entorno. “Para la gente es muy importante tener un lugar cercano en el que poder reunirse y comer”, explica José Luis.

La cocina castellana ocupa el menú principal, guisos de casquería, rabo de toro y los judiones de La Granja. Además, encontramos cecina de vaca de la zona, bacalao al horno y croquetas caseras. Pero sobre todo, José Luis se siente cómodo trabajando con las carnes, no en vano se ha curtido en asadores como el mesón Cándido. También están orgullosos de sus croquetas y postres caseros, natillas, flan, arroz con leche, tarta de manzana y ponche segoviano.

El salón principal tiene capacidad para atender a 70 comensales, mantiene un estilo tradicional con fotografías familiares, de los Urbano de Frutos, propietarios del establecimiento.

La Casa de la Abuela