El informe de mayo del Observatorio Español del Mercado del Vino destaca el incremento de ventas en este país

 

La calidad de los vinos españoles va haciéndose notar en los mercados internacionales poco a poco. A pesar de que sigue siendo la internacionalización una de las asignaturas pendientes para muchas bodegas, el incremento de ventas al exterior ha supuesto un soplo de aire fresco para el sector del vino nacional.

El Observatorio Español del Mercado del Vino publicó el mes pasado un informe sobre las importaciones de vino en Rusia, en 2016, con buenos resultados para España porque por primera vez supera a Francia como mayor vendedor.

Es decir que España se distanció como primer proveedor en volumen (+9,9%) y esto supone el 35,3% del total adquirido, frente al país galo como segundo vendedor en valor al crecer cerca del 30%.

Según datos del Observatorio, el consumo per cápita de vino en Rusia se sitúa en torno a los 7,5 litros per cápita al año, lejos eso sí de los datos de consumo en España que en 2015 se situaron en los 17,25 litros. En cualquier caso, el aumento de la demanda de vinos por parte de Rusia y el aumento de su valor son buenas noticias para las empresas del sector del vino.

El balance anual presentado destaca el crecimiento de las importaciones rusas de vino en un 1% en volumen y un 12,2% en valor, hasta los 404 millones de litros y los 47.873,4 millones de rublos.