La joven concursante supera con nota las primeras pruebas gracias a un revuelto de Tierra de Pinares y una pechuga de pollo caramelizada con picatostes

 

Valladolid aparece representado (y muy bien, por cierto) en la quinta edición de MasterChef Junior. La vallisoletana María Arias, de 9 años, superó la primera prueba de selección del programa con un revuelto de Tierra de Pinares («típico de Valladolid», recordó) un plato que sedujo al jurado con la mezcla de huevo, morcilla, piñones, trufa y espárrragos trigueros, y que le supuso recibir el delantal de concursante sin una sola pega de los implacables jueces Jordi Cruz, Samantha Vallejo-Nágera y Pepe Rodríguez.

María Arias superó también con buena nota (7 puntos) la última prueba eliminatoria del primer programa con una pechuga de pollo caramelizada con picatostes, perfecta en su presentación, emplatado y el punto de la carne, aunque, a decir del chef Pepe Rodríguez, con algo más ajo de la cuenta, una circunstancia que no empañó el resultado. De esta manera, evitó holgadamente las tres primeras eliminaciones y podrá seguir demostrando su talento culinario en el concurso, recoge El Norte de Castilla.