El Taller Arzuaga por Víctor Gutiérrez se ha convertido en una parada gastronómica obligada en el valle del Duero

 

Amaya Arzuaga ha recurrido al prestigioso cocinero peruano con una estrella Michelin en Salamanca, Víctor Gutiéreez, uno de los mejores cocineros de Castilla y León, para el nuevo restaurante gastronómico de la bodega familiar, situada en plena milla de oro de la Ribera del Duero vallisoletana. Ahora el objetivo es lograr una nueva estrella en la ‘Guía Michelin’ para el Valle del Duero con el Taller Arzuaga por Víctor Gutiérrez. Lo del taller es un guiño al ‘atelier’ de la diseñadora.

Las 425 lamparitas de cristal macizo que cuelgan del techo emulan un firmamento estrellado del que quiere formar parte este restaurante, si alcanza el reconocimiento en la guía roja de comer bien. De momento, los olores, sabores y texturas de la propuesta gastronómina envuelven y atrapan en un mundo de experiencias y sensaciones de alta cocina.

Las propuestas gastronómicas de Víctor Gutiérrez son vanguardistas pero con máximo respeto al producto y a la tradición. Uno de los objetivos es poner en valor la caza, procedente de la Finca La Planta de Bodegas Arzuaga Navarra. Los platos cambian en función de la temporada, de manera que los que se mencionan aquí han podido variar.

La carta comienza con unos deliciosos entrantes, como las mollejas con raíz de loto; la quinoa real con langostino tigre y manzana; el bocadillo de cochinillo ibérico; la hoja de ostra y presa ibérica; la caza con arroz arborio y trufa de verano y el jamón Joselito. Entre los platos principales de pescado destacan la corvina con risotto líquido de coco y cítricos; y el salmonete con ají amarillo y encurtidos. La caza cobra protagonismo con el jabalí al chocolate y trufa de verano; y con el ciervo y vino Arzuaga. También hay pichón asado con tierra caldeal y pasas, un producto terracampino.

 

Postres con sabor ‘a cielo’

Entre los postres se encuentran el coco con maracuyá, el chocolate y caco, la bergamota, sanguina y apio y el té verde matcha y menta.

El comensal puede optar entre varios menús, que incluyen los aperitivos (piscos uvas y frutas, y aceitunas), un entrante, un plato principal y un postre, a elegir entre varios. El Menú Reserva cuesta 70 euros. El Menú Reserva con Maridaje son 95 euros, el Menú Gran Reserva 110 euros y el Menú Gran Reserva con Maridaje 140 euros.

Como es lógico la carta de vinos tiene un amplio espacio dedicado a los vinos de Bodegas Arzuaga Navarro, incluido el Tinto Amaya Arzuaga elegido y vestido por la diseñadora. Pero no son los únicos. La carta permite viajar por las principales denominaciones de origen españolas y rompe fronteras para poder conocer algunos de los mejores vinos del mundo.

Detrás de la cocina, se encuentra la sala de catas, un espacio vital para dar a degustar los vinos de la Bodegas Arzuaga Navarro.La barra también permite saborear un cóctel en agradable compañía. La oferta de los restaurantes, el hotel y el spa se ha complementado con un jardín para las noches de los sábados en verano. El Taller Arzuaga por Víctor Gutiérrez se ha convertido en una parada gastronómica obligada en el valle del Duero.

 

El Taller Arzuaga