El senderismo, una práctica en auge para disfrutar del medio ambiente en Soria

 

Paisajes contrastados e importantes recursos forestales hacen aflorar atractivos recursos micológicos en la provincia de Soria, que se han convertido a lo largo de los años en sus señas de identidad.

Iniciativas innovadoras han facilitado el desarrollo de una oferta micoturística única en España. En torno a 800 especies de hongos, muchos comestibles, se muestran en todo su esplendor cada año en los pinares, robledales, encinares, sabinares, hayedos, praderas, pastizales y riberas de la provincia. Es su recolección lo que le proporciona a Soria el intercambio de experiencias turísticas, gastronómicas y medio ambientales, elevándola a la capital mundial de la seta.

A lo largo y ancho del territorio numantino el micoturista se topa con centros especializados, sendas seteras, rutas guiadas, cursos, bares, restaurantes y alojamientos micológicos que ayudarán al visitante a descubrir y disfrutar del apasionante mundo de las setas.

Hay ciertas normas reguladas en el Decreto Micológico de la Junta de Castilla y León que ayudan a la sostenibilidad del aprovechamiento. De esta manera, en algunas zonas es necesario obtener una licencia para poder coger setas que se puede conseguir en oficinas de Turismo, alojamientos hoteleros, casas rurales, ayuntamientos y restaurantes o directamente en la página www.micocyl.es.

La micología es muy importante para la economía y el turismo de Soria, ya que en torno al 60% de la población rural está directamente relacionada con este sector.

Las zonas tradicionalmente seteras para desarrollar el turismo micológico son Tierras Altas, Pinares Llanos, El Burgo de Osma y Almazán. A unos 50 kilómetros de Soria, en Matamala de Almazán encontramos la antigua fábrica resinera de La Concepción, el espectacular Museo de la Resina, y el Centro de la Naturaleza del Río Izana, éste último especializado en el mundo micológico.

Además del patrimonio artístico y la estampa medieval, el Burgo de Osma ofrece rutas micológicas guiadas. El Centro Micológico de Navaleno mantiene una exposición permanente de setas y, además, ofrece rutas guiadas, talleres de cocina y publicaciones micológicas. Se trata de otro importante foco de atracción del micoturista.