Andrés Velencoso y Jordi Roca intercambian sus profesiones en una excéntrica película protagonizada por los catalanes

 

¿A que no hay narices? Cuántas conversaciones entre colegas han comenzado con esta pregunta y han acabado siendo una locura. Dos hombres de nariz prominente y personalidad arrolladora se han intercambiado los trabajos con excentricidad y mucha sorna en un intenso fashion film protagonizado por el modelo y actor Andrés Velencoso y el cocinero Jordi Roca para la marca española The Brubaker. ¿Se está frente a un nuevo duelo de narices?

Velencoso, famoso por su desparpajo ante las cámaras, se pone al mando de las cocinas del restaurante El Celler de Can Roca. Mientras, Roca se somete a un típico shooting de moda lleno de flashes y postureo. Los dos son incapaces de olvidar su profesión; así cualquier cazo se convierte en un espejo donde deleitarse con su imagen y el atrezo de la sesión de fotos puede inspirar una nueva receta.

Un ingenioso y rompedor experimento al que se enfrentan de forma cómplice estos dos rostros conocidos y que invita al espectador a huir del conformismo y de lo establecido, en el ámbito de la moda y en cualquier otro ámbito de la vida.

 

Romper moldes

Este excéntrico vídeo tiene que ver con el estilo de la marca. The Brubaker y su lema Change your Patterns, combina a la perfección con los dos protagonistas, sin miedo al ridículo ni a probar nuevas oportunidades. Las prendas The Brubaker hacen que se lleve una ropa de alta calidad, cómoda y habiendo pagado un precio asequible, una mezcla interesante que tanto a Velencoso y a Roca, dos personajes que pueden parecer muy distintos, les une. “Yo soy un Brubaker. Jordi es un Brubaker y todo el mundo puede ser capaz de romper moldes y hacer lo que realmente lleva dentro”, afirma Velencoso quien, además de coprotagonista del fashion film, es asesor e imagen oficial de The Brubaker.

The Brubaker es una start-up de moda masculina que diseña y fabrica íntegramente en España, y que nació con el objetivo de reinventar los básicos. De momento, se centra en la camisería, utiliza patrones propios y busca prendas de carácter atemporal elaboradas con materia prima en estado puro: 100% algodón, 100% lino, 100% cashmere, entre otras. Compra tejidos de lujo a fábricas pioneras a nivel internacional, como Canclini, Albiate y Somelos, pioneros en tejido oxford y popelin, y comparte proveedores con firmas de gama alta, como Hackett en Europa o J.Crew en Estados Unidos.