Pedro Mario y Óscar Pérez mantienen su estrella Michelin en el restaurante El Ermitaño, de Benavente

 

Satisfechos, trabajadores, constantes, cómplices, entregados y, sobre todo, cocineros y hermanos. Pedro Mario y Óscar Pérez llevan 28 años trabajando juntos en el restaurante El Ermitaño de Benavente (Zamora). Lo abrieron en 1989 aunque tuvieron que relanzarlo tras el trágico incendio que les despertó la noche del 10 de febrero de 2002. “Fue sin duda el momento más difícil porque nos planteamos incluso si seguir o no”, recuerdan ahora, echando la vista atrás pero conscientes de que la valiente decisión que entonces tomaron, fue la correcta.

“Nuestra cocina es producto, técnica y el valor añadido del cariño que le ponemos”, explican tras recordar cómo aprendieron de su madre en los fogones aunque han sido capaces de impregnar después su propio estilo. Han evolucionado pero trabajan por mantener intacta la calidad del producto.

El Ermitaño ha recuperado la estrella Michelin que ganaron inicialmente en el año 2000 y que perdieron diez años después. Ahora la vuelven a tener en su poder pero son conscientes de que “no es nuestra. Ellos la dan y ellos la quitan”. Segunda lección que les enseñó la vida.

No obstante, ellos no pierden nunca la sonrisa. Se entienden a la perfección y se complementan. “Lo que le falta a uno, lo pone el otro”, se dicen mutuamente. Y si se les pide una valoración, el resultado es el siguiente:

Óscar sobre Pedro: “Es muy profesional, meticuloso, incansable. Es un valiente loco”

Pedro sobre Óscar: “Es increíble, constante, consecuente y sobre todo, muy responsable”.
Lo cuentan todo, en el vídeo que acompaña a esta información.