En muchas ocasiones, la planificación alimenticia se sustenta en una restricción de grasas e hidratos poco saludables

 

Cuidado con las ‘dietas milagro’. Son uno de los reclamos de toda vuelta vacacional, y después del verano y de las vacaciones de Navidad suelen proliferar y no solo en la ‘teletienda’. “Pierde tres, cuatro, cinco y hasta la balanza entera en pocas semanas” y más mensajes cargados de un fuerte componente publicitario muy alejado de la realidad.

Es por ello que los expertos advierten sobre estas. “Lo primero es contactar con un profesional”, defiende Daniel de Luis, jefe del Servicio de Endicronología y Nutrición del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, quien entiende que los milagros no existen.

“En la mayoría de los casos la dieta se basa en la restricción de la aporte de calorías, fundamentalmente de grasas poco saludables, así como hidratos de carbono poco saludables”, afirma el profesional vallisoletano.

Además, De Luis entiende que “no hay que hacer dietas raras”. “Se trata de comer lo mismo, un primer y segundo plato, con su postre… Hay que restringir un poco los aportes y tener cuidado con la forma de cocinar los alimentos”.

 

Los superalimentos