El Zaguán cumple su quinto aniversario con una carta para todos los gustos

 

Pollo Teriyaki, solomillo con guarnición, ensaladas de ventresca y pesto, de sardina ahumada con salmorejo y una amplia variedad de hamburguesas de buey, pollo o cerdo ibérico son algunas de las especialidades que encontramos en la carta del bar-restaurante el Zaguán, ubicado en la localidad vallisoletana de Mojados. Aunque son los huevos rotos con aliño de pimentón y vinagre de Módena los que mayores éxitos cosechan. Una propuesta que surgió por casualidad, como explica Miguel Álvarez Abril, cocinero y copropietario junto a sus hermanos Fernando y Miguel.

«Un día los preparé de esta forma y les encantó a todo el mundo, amigos y familiares, así que decidimos incorporarlo a la carta y está funcionando muy bien». En el apartado de postres merece la pena probar el brownie, la tarta de queso, el mousse de chocolate y el mousse de limón.

Se cumplen cinco años desde que los hermanos Álvarez Abril decidieran diversificar el negocio y compaginar el bar de copas, en el que llevan diecisiete años con el servicio de hostelería. El inicio de la crisis en 2008 les motivó a reinventarse para ajustarse a los nuevos tiempos y abrir la oferta a otro público más adulto.

Sin mucho tiempo libre, los hermanos Álvarez Abril mantienen su apuesta por el medio rural con negocios en distintas localidades, en Mojados radican también otra empresa Zaguán Eventos especializada en celebraciones y en Aldeamayor llevan las riendas de otro bar de copas ‘Scalibu’.

Ahora con la reforma ya consolidada del Zaguán con capacidad para sesenta comensales incluyendo la terraza, este renovado espacio ofrece la posibilidad de cenar o comer los fines de semana y disfrutar además después de buena música y unas copas.